martes, 16 de octubre de 2012

mary read

fue una mujer pirata inglesa que operó entre 1708-1713 y que es recordada principalmente como una de las dos únicas mujeres (su compañera, anne bonny, fue la otra) que se sabe que fueron declaradas culpables de piratería en el siglo XVIII, en la época de la edad de oro de la pirateria

Durante la travesía, el barco en que viajaba Mary fue atacado y capturado por el pirata jack rackahm (apodado calicó) y su compañera, la mujer pirata anne bonny. Aún vestida de hombre, Mary fue reclutada por los piratas. Poco después, Anne Bonny descubrió su identidad femenina. Las dos mujeres se hicieron amigas y trataron de mantener el secreto pero Rackham comenzó a sospechar de la cercana relación de Bonny con el nuevo marinero y demandó una explicación. Mary confesó y Rackham la dejó quedarse y ser parte de la tripulación.
Mientras navegaban por el mar caribe, Read se enamoró de uno de sus compañeros y se casaron según los ritos de la piratería. Durante un período de unos tres meses, Rackham y su tripulación obtuvieron varios éxitos en sus aventuras, pero pronto cayeron en la desidia y comenzaron a dedicarse en exceso a los festejos y la bebida.
El 20 de octubre de 1720, las tropas del capitán Barnet, enviadas por el gobernador de jamaica, capturaron a Rackham y su tripulación, la mayor parte de los cuales estaban borrachos y no opusieron resistencia. Rackham y su tripulación fueron sentenciados  a la  horca por actos depirateria. Mary Read y Anne Bonny aseguraron estar embarazadas, y recibieron un aplazamiento de laejecución. Se desconoce si realmente estaban embarazadas o si inventaron la historia para salvarse. El rastro de Bonny desapareció de los expedientes oficiales. Hay diferentes teorías acerca de la suerte que pudo correr. Una de ellas dice que su padre, que tenía contactos en la isla, perdonó a su hija y la rescató para llevarla de nuevo a Carolina, donde, a sus 20 años inició una nueva vida bajo un nombre falso. Otras teorías afirman que volvió con su marido y hasta existe el mito de que se ordenó monja.
Mary Read fue menos afortunada y murió en 1721 de unas fiebres cuando aún estaba en prisión.
 rebelde, y dotada a la vez de cierto espíritu aventurero, se enroló en un buque de guerra, donde sirvió algún tiempo. Luego lo abandonó, y marchó a Flandes para alistarse como cadete en un regimiento de infantería, y aunque en todas las acciones se comportaba con gran bravura, no obtuvo ninguna comisión, pues generalmente éstas se compraban y vendían; así que abandonó el servicio e ingresó en un regimiento de caballería.
Su excelente comportamiento en varios combates le granjeó la estima de todos sus oficiales; pero ocurrió que era su más estrecho camarada, un tal Fleming, un joven apuesto de quien
no tardó en enamorarse, y a partir de entonces, se volvió algo
descuidada respecto de sus deberes, como si, por lo visto, no
pudieran ser bien atendidos Mane y Venus a un mismo tiempo: sus armas y equipo, que siempre habían estado en perfecto orden, aparecían ahora completamente abandonados.


Declaró que jamás había cometido adulterio ni fornicación con ningún hombre, alabó la justicia del tribunal, ante el que fue juzgada, por distinguir la naturaleza de sus crímenes, y absolver a su esposo, como ella lo llamaba, junto con varios otros; y al serle preguntado quién era, no quiso decido, aunque afirmó que se trataba de un hombre honesto, que no tenía inclinación hacía tales prácticas delictivas, y que ambos habían decidido abandonar a los piratas en la primera oportunidad que tuvieran y dedicarse a algún medio de vida honrado.
No hay duda de que muchos sintieron compasión por ella, aunque el tribunal no pudo evitar el declarada culpable; pues, entre otras cosas, se atestiguó contra ella que al ser apresada por Rackham, y llevar algún tiempo a bordo, entró éste accidentalmente en conversación con Mary Read, a quien había tomado por un joven, y le preguntó qué placer podía tener embarcándose en tales empresas cuando su vida estaría continuamente en peligro, bien por el fuego o por la espada; y no sólo eso, sino que podía estar segura de que tendría una muerte ignominiosa si la apresaban viva. Ella contestó que en cuanto a la horca, no la consideraba muy dura, pues, de no ser por eso, todos los cobardes se harían piratas e infectarían los mares hasta el extremo de que los hombres de valor se morirían de hambre; que si se dejase a elección de los piratas, no habría otro castigo sino la muerte, cuyo temor mantendría a algunos ladrones honrados por cobardes; que muchos de los que ahora estafaban a las viudas y los huérfanos y oprimían a los pobres vecinos que no tienen dinero para obtener justicia, saldrían a la mar para robar, y el océano estaría lleno de ladrones, como lo estaba la tierra, y ningún mercader se aventuraría a salir; de modo que en poco tiempo, no merecería la pena emprender comercio alguno.
Viendo que no tardaría en dar a luz, como se ha dicho, aplazaron su ejecución; y es posible que hubiese logrado el favor del juez, pero poco después del juicio le atacaron unas fiebres virulentas de las que murió en prisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario