lunes, 15 de octubre de 2012

la estrella del oeste

La historia nos remite a la Norteamérica de 1870, concretamente a Washington, en donde conoceremos al protagonista de esta historia: Matt Montgomery, hombre de ley y miembro del Parlamento de los EE.UU. Una noche, al regresar a su casa, Matt descubrirá que su mujer y su hija han sido violadas y asesinadas, y que el asesino ha grabado con un cuchillo un misterioso símbolo, con forma de estrella, en el pecho de su hija.
Segunda y última parte de este western crepuscular de Marini (Gipsy, Rapaces, El Escorpión) y Dresberg (El Escorpión). conclusión sorprendente de esta pequeña saga realizada con trazo realista por un dibujante que ha sabido conjugar las tendencias más innovadoras con los planteamientos más clásicos para ilustrar un guión vigoroso y violento de Desberg.
 asimismo incorpora a la historia sus clásicos personajes femeninos cargados de erotismo, aun cuando haya momentos en que abuse de su habilidad con situaciones un tanto gratuitas. Con todo, un marini todavía en evolución logra momentos realmente interesantes en la recreación de atmósfera aun cuando el conjunto del tebeo resulte un tanto irregular.
 El tomo nos cuenta una aventura muy lineal, con personajes definidos por Desberg lo justo para cumplir su función de buenos, malos y víctimas. El tono adulto lo pone, además de los desnudos y el erotismo que siempre acompaña a Marini, la descripción de unos ambientes cada vez más sórdidos a medida que el personaje se aleja de la civilización. Tal cosa revela el origen europeo de la obra, donde hay la sana costumbre no idealizar.
Por otra parte, el Absolute va acompañado de un artículo donde, junto con fantásticos bocetos y algún que otro material de archivo de la época, se nos pone en situación del background del álbum.
Y es que resulta que leyendo en artículo sabemos que tanto Matt Montgomery como el resto de los personajes principales existieron. De manera que nos damos cuenta que la historia está perfectamente documenta y se nos da argumentos para demostrar que posiblemente pudo ocurrir de una manera muy parecida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario