domingo, 28 de octubre de 2012

agitación campesina andaluza

El anarquismo, tuvo en España 2 focos principales en su origen y desarrollo: por un lado, encontramos la zona compuesta por Cataluña, Aragón y levante; región donde el anarcosindicalismo ibérico se nutrió de sus más famosos apóstoles: Peiró, Ángel Pestaña, Buenaventura Durrti, Fernando Ascaso, Juan García Oliver, Diego Abad de Santillán, el Noi de Sucre… y, por otro lado, Andalucía, región agraria donde el campesinado desprovisto de tierras y herramientas vio en el anarquismo la única posibilidad de alcanzar la tan ansiada reforma agraria.
Muchos son los autores que se han dedicado a historiar el anarquismo español tanto desde una perspectiva militante, como es el caso de José Pierats (en “la CNT en la revolución española”), Gastón Leval (“Colectividades en la España revolucionaria”), Abad de Santillán (“¿Por qué perdimos la guerra?”) y un largo etcétera de militantes libertarios que han dedicado parte de sus vidas a plasmar sobre el papel sus vivencias en los años rojos del trienio bolchevique, durante la guerra y revolución española… por otro lado, nos encontramos con aquellos que se han dedicado a la historia del anarquismo español desde una perspectiva más científica y académica: Jacques Maurice es solo el ejemplo que nos ocupa; sin embargo muchos más son los académicos que se han acercado a la historia del anarquismo español (Frank Mintz…)
El Anarquismo español está referida fundamentalmente al origen y las causas del arraigo del ideal libertario en las tierras andaluzas. Para ello, el autor utiliza mayormente la ya clásica obra de Díaz del Moral “Historia de las agitaciones campesinas andaluza. Córdoba (antecedentes para una reforma agraria)” y, en él contrapone las teorías de Maurín y Vicens Vives, (para quienes el arraigo del anarquismo en el pueblo andaluz es consecuencia de ser este un pueblo fundamentalmente analfabeto y campesino y que, este, al emigrar a Cataluña y convertirse en obrero fabril llevó consigo el ideal anarquista. Para Maurín “el anarquismo en España, lo ha producido sobre todo el campesino andaluz” (pag. 5)) (para Gerald Brenan y Eric Hobsbawn, el arraigo del anarquismo en Andalucía es causa del milenarismo característico de esta ideología unido al tradicional milenarismo cristiano que durante siglos había pervivido en las consciencias del campesino andaluz) con las de Temma Kaplan, para quien el “anarquismo andaluz fue una respuesta racional y, no milenarista, a una configuración social específica”. Antonio María Calero pone en tela de juicio que la utopía fuese connatural de los anarquistas.
 La organización anarquista en Andalucía, se inicia con una aproximación cuantitativa en la que se analiza la evolución cuantitativa de la organización de masas anarquista así como su implantación (ya fuera duradera o intermitente) en las zonas de la geografía andaluza para determinar la importancia que esta tuvo en el conjunto de movimientos sociales que tuvieron lugar en la región andaluza entre los años 1868-1936. Para iniciar la aproximación cuantitativa, Jacques Maurice compara la implantación de las organizaciones libertarias en Cataluña y Andalucía saliendo ganando en número de efectivos federados la primera en el congreso de 1919 (61% de 700000 militantes en todo el estado español donde la federación andaluza contaba con unos 50000 efectivos). Sin embargo, afirma Maurice que “esta situación es excepcional en la historia del anarquismo español. En un principio, con unos efectivos totales 12 veces menores, los afiliados andaluces eran 3 veces más numerosos, pues la clase obrera catalana se mantenía en su mayor parte al margen del apoliticismo anarquista.” (pág. 23) después de la dictadura de Primo de rivera, en Cataluña, la cifra de afiliados desciende a unos 300000, sin embargo, la federación andaluza ve aumentar sus efectivos llegando a convertirse en la más numerosa en las vísperas a la sublevación militar con 150000 militantes.
En cuanto al número de secciones locales, la regional catalana aparece más fuerte al reducirse el número de secciones solo en una quinta parte desde el momento de mayor implantación en 1882 hasta 1936 (193 frente a 156). Por su parte, Andalucía, en 1882 contaba con 358 secciones y, en 1936 se cuentan unas 200 secciones locales.
 En la madrugada del 8 al 9 de enero de 1892, de 400 a 600 personas entraron en Jerez armados con navajas, palos y pistolas, y, al grito de ¡¡viva la anarquía, mueran los burgueses!! Se dividieron en 2 grupos y uno fue a la cárcel y el otro al cuartel. Fueron rápidamente reducidos por la policía y el ejército. El Asalto campesino a Jerez se saldó con tres muertos. Uno de ellos era hermano de un concejal y “lo mataron por llevar guantes”. A partir de aquí, se detiene a los presuntos cabecillas, se despliega a la caballería por la comarca, se hacen redadas, aparecen testigos inculpadores que prestan testimonio con la cara tapada e, incluso, responsabilizan a Salvochea que, en esos momentos se encuentra encarcelado en Cádiz. Se forjó la hipótesis de un golpe meticulosamente preparado para que los libertarios hiciesen de Jerez un cantón durante unas horas demostrando sus fuerzas con ello. La prensa se cebó con el tema. Sin embargo, la realidad es que las autoridades jerezanas estaban prevenidas por razón de los frecuentes paros de los jornaleros en lucha por una mejora salarial y más descansos. Los días anteriores al Asalto Campesino, Jerez estaba literalmente tomada por patrullas de policías y las tropas estaban acuarteladas. El día 7 de mayo se registraron una serie de detenciones de trabajadores <<forasteros>> y, ello actuó como detonante de la rabia popular. Los amotinados, como se ha dicho más arriba, se dirigían a la cárcel para liberar a los detenidos. Con lo que la provocación policial podría ser el detonante y en ningún caso, se puede hablar de premeditación en las masas libertarias. Los amotinados fueron juzgados por lo militar a causa de que habían instado a los militares acuartelados a unírseles. Los cuatro juzgados fueron posteriormente agarrotados. 2 meses después, el mal tiempo interrumpió las faenas del campo y un grupo de 2000 o 3000 hambrientos fueron a Jerez a pedir ayuda

No hay comentarios:

Publicar un comentario