martes, 16 de octubre de 2012

10 años después vuelve el prestige

  El juicio por la catástrofe marítima del 'Prestige', ocurrido en noviembre de 2002 frente a la costa gallega, ha comenzado en el recinto ferial ExpoCoruña, con la lectura de los hechos y las peticiones de penas.
   La proposición de prueba y las cuestiones previas de las partes personadas centraran, desde este martes y hasta el 23 de octubre, las primeras sesiones del juicio.
   Así, no será hasta el 13 de noviembre --coincidiendo con la conmemoración de los diez años de la catástrofe-- cuando se inicie la declaración de los acusados, cuatro en total, aunque uno de ellos, el primer oficial, Irineo Maloto, de origen filipino que está en paradero desconocido y declarado en rebeldía.
   En el banquillo de los acusados, se sientan el capitán del 'Prestige', Apostolos Mangouras; el jefe de máquinas Nikolaos Argyropoulos y el exdirector general de la Marina Mercante José Luis López Sors, único alto cargo del entonces Gobierno imputado por estos hechos.
   Todos ellos han comparecido finalmente a la vista oral pese a las incertidumbres surgidas sobre si el capitán, de 76 años, acudiría o no al juicio, en el que están acreditados 40 medios y unos 200 periodistas.   
   Para ellos, se piden penas que oscilan entre los cuatro y los doce años de prisión como reclama la Fiscalía para el capitán del 'Prestige'. 
   Las defensas solicitan la absolución, aunque en el caso del capitán señala que solo se le podría imponer penas pecunarias. A estas penas, se suman las reclamaciones económicas que podrían elevarse a más de 4.000 millones de euros.
10 años después se retoma el juicio del mayor desastre ecológico en suelo gallego de la historia.
La catástrofe empezó casi una semana antes de que el último pedazo del barco acabase hundido en el mar. El trece de noviembre el Prestige avisó a Salvamento Marítimo porque estaba en peligro de hundirse a 28 millas al oeste del cabo de Finisterre. El petrolero tenía una vía de agua y se encontraba en medio de un fuerte temporal, por lo que se iniciaron las medidas de rescate y los tripulantes fueron trasladados a Vigo y A Coruña. Los marineros aseguraron que el buque "chocó con algún objeto que abrió una vía de agua en el casco". Cuando el barco quedó a la deriva ya se observaba una gran mancha de combustible a su alrededor pero el mensaje

gubernamental parecía tranquilizador y culpaba a Gibraltar por la falta de inspección del petrolero. Como parecía imposible mantenerlo a flote la decisión del Gobierno fue la de trasladarlo mar adentro para reducir los daños ecológicos y, de este modo, se situó el buque en aguas de competencia portuguesa. Más tarde se debatió sobre si el Ejecutivo acertó al dirigir el buque hacia alta mar en lugar de acercarlo a un puerto y trasvasar allí el petróleo de sus bodegas. Alejar el barco de la costa hizo pensar que los vientos y las corrientes podían llevar los vertidos hacia el interior del océano y no hacia tierra y que si se hundía, como ocurrió, gran parte del combustible quedaría almacenado en sus tanques. Pero, el hundimiento del petrolero, hecho al que el propio presidente de la xunta, Manuel Fraga, restó importancia, se ha convertido en una gran tragedia, tanto ecológica como económica.
La justicia en este país es un chiste de faemino y cansado, eso lo sabemos todos, este país es rídiculo porque está liderado por gente ridicula desde tiempos remotos. Mientras los culpables de esta tragedia, siguen viviendo libremente, y los jodidos inútiles que no supieron reaccionar ante ella, como son rajoy, feijoo, los hijos de fraga, ahora están en el poder y mirán hacia otro lado, no queriendo reconocer sus errores.
Hay que ser claro, en la política se meten, independientemente del partido, a hacer dinero a mansalva, los daños colaterales, para los pringaos. Castigad a la clase política en las hurnas, son escoria.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Y el mierdas de Rajoy hablaba de hilillos de plastifica, que asco, hay que castigarlos en las urnas como se merecen, putos mercaderes

    ResponderEliminar
  3. son unos cabrons, ahí los tienes en el poder, y estoy seguro que durmiendo bien tranquilos, mientras que el mar gallego, tardara minimo 50 años en volver a ser lo que era.

    ResponderEliminar