sábado, 11 de agosto de 2012

rumpler tropfenwagen

Otro de los “damnificados” de la finalización de la guerra fue el fabricante alemán de aviación Rumpler. Tras la firma del Tratado de Versalles, tuvo que cambiar de actividad, volviendo a la fabricación de vehículos como ya ocurriera en los orígenes de la marca. Es por eso que el primer modelo elegido de esta segunda parte es el Rumpler Tropfenwagen.
Aunque por encima de las razones de su fabricación o de sus características mecánicas, el Tropfenwagen destacó por su forma aerodinámica, diseñada como si una gota de agua se tratara. Esta forma también se calcaba en la forma del chasis, que sumado a unos guardabarros diseñados para mejorar la aerodinámica le conferían un diseño muy particular. Este modelo de Rumpler era lo más parecido a un monovolumen que nos podíamos encontrar en 1921.
 En 1921 presentó el ingeniero austríaco Edmund Rumpler su modelo Rumpler Tropfwagen, que recibió su nombre en referencia a sus formas (Tropf significa gota en alemán).


Una gota con la parte redondeada encarada hacia la dirección del viento es la forma volumétrica con la menor resistencia aerodinámica. Se le suele asociar un coeficiente de resistencia Cx en torno a 0.05. Los coches actuales tienen valores en torno a 0.30, y sólo en los mejores casos, de 0.25 ó 0.26.
El motivo es que la forma estilizada de la parte trasera de la gota facilita que la corriente de aire la rodee suavemente hasta su extremo. De esta manera se consigue que la presión en la parte trasera de la forma no sea mucho menor que en la parte delantera. Cuanto mayor sea esa diferencia de presiones, mayor será la resistencia aerodinámica. Dicho de manera intuitiva: la mayor presión de la cara frontal “frena” al cuerpo en cuestión, mientras que la menor presión en la parte trasera “succiona” de él hacia atrás.


Observar las imágenes de perfil del Prius, el anterior o el que se acaba e presentar, es la mejor forma de ver esta idea aplicada a la aerodinámica de un coche. No es casualidad que su Cx sea tan bajo. Conseguir ese buen comportamiento aerodinámico es precisamente lo que intentó Rumpler con su Tropfwagen, con un diseño muy distinto a lo que era habitual en aquella época. Visto desde arriba, sus formas recuerdan a la gota que le da nombre.
Al margen de problemas asociados con el motor y la dirección, su aspecto ya debió ser en su época un motivo suficiente para limitar su éxito comercial; parece que sólo se construyeron unas 100 unidades. Pero ello no quita que el objetivo de conseguir una adecuada aerodinámica se cumpliera con creces. En 1979 se llevó uno de las dos unidades que se conservan a un túnel de viento de Volkswagen, donde se comprobó que tenía un Cx de sólo 0.28, mejor que la mayoría de los coches que se fabrican hoy en día.


Otra característica destacable del Tropfenwagen era su motor, central, inicialmente un 6 cilindros en W, con tres bancadas a 60º (como el del Bugatti 18.3 Chiron que daría paso al Veyron), que producía 35 caballos. En las últimas unidades fue sustituido por uno de cuatro cilindros en línea que entregaba 50 caballos.
Las imágenes que acompañan a esta entrada fueron tomadas hace unas semanas en el Deutsches Technikmuseum (museo de la técnica) de Berlín.
 Fué
presentado en 1921 en el salón del motor de Berlin, denominado "Tropfenwagen" (Coche gota);
Se trata del primer vehículo con diseño pro-aerodinámico (Precediendo al Chrisler Airflow o al Tatra t107)

En 1979 se descubrió en el túnel de viento de Volkswagen que su aerodinámica era de solo Cx 0.27
resultado que la propia VW no igualaría hasta 1988.
El Rumpler poseia un motor W6, siendo el primer vehículo de motor central, el motor dado su
ineficaz funcionamiento fué rápidamente reemplazado por un 4 cilindros en línea.
El asiento del conductor era como en el McLaren, central, con dos asientos a sus espaldas, que posteriormente
serían acompañados por dos asientos plegables adicionales.
 Aunque el Coche era avanzado para su tiempo, no se vendió demasiado bien, fallos menores de juventud
unidos a su peculiar aspecto lo hicieron marcadamente impopular excepto como taxi, en 1925 cesó su producción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario