jueves, 30 de agosto de 2012

jack el destripador de robin odell

Me atopé este libro en una libreria empolvada de chivo viejo, rescatado de ser devorado por las cucarachas y con sus hojas ya en color sepia, me dispuse a leerlo. Este libro fué publicado en 1966 por la editorial Molino, en su sección casos celebres, nada bueno augura eso, la edicción molino para los coleccionistas de libros, o los más viejos del lugar, sabrán que eran libros de bolsillos a veinte pesetas, que tenían entre otros, novela policiaca, de vaqueros, casos celebres y de amor.
Pues bien, apesar de que la editorial no promete mucha seriedad, nos encontramos ante un libro bien documentando, que no aporta nada nuevo. Robin Ordell, se dedica en apenas 200 hojas, a describirnos como era Whitechapel, como se produjeron los asesinatos, las teorías diversas que se produjeron, la compiración real, pedachenko el barbero ruso, o el doctor Gull, o walter sickert, aparte de algún nombre más que se barajo. Lo que destacó de este libro, es que en este estudio breveque nos hace Odell, destaco su ritmo ágil, con lo cual se nos hace algo ameno, y sobre todo su humildad, al no intentar vendernos humo. El autor no se decanta por ninguna teoría sobre la identidad del asesino, tan sólo describe los echos y nos expone todas las teorías. Sin mojarse nunca, y digo que se agradece, porque en todos los libros que salen del destripador, en todos aseguran haber averiguado la identidad del asesino, cosa que es mentira. El nombre del asesino es un secreto que tan sólo conoce el scottland yard, que si no revelo a estas alturas, jamás lo hará.
Por último es un libro que recomiendo tan sólo a los pipiolos en el caso, los que ya habeis leido algo sobre los crímenes de whitechappel absteneros, porque no os aportará nada, esto sólo es una breve introducción para los que se acerquen por primera vez a estos sucesos tan atroces.

betanzos

historia:
Las favorables condiciones medioambientales y de comunicación, así como la cantidad de restos de asentamientos humanos encontrados de culturas posteriores, nos hacen pensar que esta zona geográfica estuvo habitada ya por grupos paleolíticos. Sin embargo, la falta de un estudio arqueológico sistemático hace que ésto sólo pueda ser una hipótesis de trabajo y no un hecho comprobado.
De lo que sí podemos estar seguros, es de la existencia de comunidades megalíticas que han llegado hasta nosostros a través de sus construcciones funerarias: los enterramientos colectivos en túmulos monumentales; son las conocidas por nuestros campesinos como: mamoas, medoñas, medorras, casas de mouros, etc. Las más antiguas datan del 3500 a. C. y las más modernas de entre el 1800 y el 1500 a. C. Pero, desconocemos casi todos sobre sus hábitats, sólo podemos afirmar que eran aldeas de agricultores-recolectores y que en este contexto cultural aparece la metalurgia, es decir, el trabajo con metales.
En la comarca de Betanzos tenemos varios grupos de estas construcciones, que van desde las tierras altas hasta las tierras bajas; ponen en comunicación la Montaña con la Marina, dos hábitats diferentes, que permiten acceder a distintos recursos. Esos grupos son: As Carreiras, Pena Moura (Aranga), Porto Moeiro, Brueiro, Queimada, Chousa de Soutelo,Marco do Azibro, Monte das Moas, Lapela, Figueiras, Pena Moura(Oza dos Ríos), Monte do Felga y Cruz de Campo Janeiro.
Aunque, de las culturas prehistóricas de Betanzos, y de toda Galicia, será la castreña la más conocida, tanto a nivel científico como popular. La identifica, especialmente, el tipo de asentamiento o hábitat, el castro -de aquí toma su nombre- destacando no sólo por las características de los mismos, sino también por la cantidad de ellos que todavía se conservan. Al contrario de lo que pasa con la civilizacion anterior megalítica, desconocemos practicamente sus ritos funerarios o enterramientos. En nuestro territorio municipal encontramos inventariados seis de estos poblados, que son:

    - Castro do Monte ou Illobre(Pontellas/Illobre)
    - Castro de Xan Rozo(Requián/Graña)
    - Castro de Graña(Requián)
    - Castro de Untia(Betanzos)
    - Castro de Obre(Betanzos/Paderne)


Conformación Urbana
La ciudad se construye comenzando por la cima del castro o "croa" y extendiéndose alrededor de la misma, se utiliza y respeta, pues, la propia orografía del terreno. En este punto más alto es, precisamente, donde se halla emplazada en la actualidad la plaza de A Constitución, rodeada por edificios como: el Ayuntamiento, el Palacio de Bendaña, la Torre, la iglesia de Santiago y una serie de viviendas de madera. Este material, que se utilizó en la construcción hasta principios del s. XVIII, fue motivo de la masiva destrucción de casas en los incendios de 1569 y 1616.
En un primer momento, Betanzos se extendía hasta el primer recinto amurallado (calles de O Castro, Santiago, Lanzós y Ferreiros), los patios y huertas finalizaban en un muro que con el tiempo se transformaría en calle. El segundo recinto se abrirá por los siglos XIV-XV, aunque los restos conservados datan del XIV, fueron reconstruidos más tarde ya en la época de los Reyes Católicos. De esta muralla, que rodeaba la ciudad, ha llegado poco hasta nuestros días, aunque todavía se puede distinguir. Casi toda tiene edificaciones particulares adosadas, sólo se puede apreciar en algunos tramos (100 m. en la calle de Valdoncel), donde se ve su factura de manpostería. Tenía un grosor de 2,70 a 3 m., con variante en altura, comprobada, de 8 a 14 m. y de 16 a 18 m.. En zonas como la huerta del exconvento de San Francisco y en la calle de las Monjas, son visibles albarranas y almenas, y alguna calle como la de la Cerca nos la recuerda.
Cuatro puertas y un postigo, todas ellas del siglo XV, daban acceso a la ciudad: la llamada Puerta de la Villa, en frente al Campo de la Feria, fue derribada en el año 1872 para ensanchar la entrada a la villa; con ella también desaparecieron las almenas y son trasladados los escudos que la coronaban. Las otras tres puertas eran (y en la actualidad son): la del Puente Nuevo, de la Rivera o del Cristo y la del Puente Viejo. Las tres son de forma apuntada, con las rendijas de los rastrillos en la primera y en la tercera; presentando la segunda, por encima de un pequeño balcón, un Cristo y detrás, pintados, una ciudad con un sol y una luna.
El postigo, que estaba en el lugar llamado del Hórreo, aún existía a mediados del siglo XVIII.
En el siglo XVII, y por las influencias del estilo Barroco, se realizan algunas transformaciones: surgen los balcones, los soportales y se abren ventanas en los muros que con anterioridad eran macizos (como ocurre en el palacio de Lanzós); además se realizan otras obras dentro y fuera de la ciudad como: el palacio de Bendaña, la iglesia de las Angustias, el convento de Santo Domingo...
Un siglo más tarde, ya en el XVIII, se construirán edificios tan importantes como el Ayuntamiento o, ya en los extramuros, el que se pretendió fuera Archivo del Reino de Galicia, el actual Liceo.
A mediados del siglo XIX comienza a surgir un interés real por el aspecto urbanístico de la villa, se harán reformas en la Plaza del Campo, intentando convertirla en una "plaza mayor"; así, se decide su pavimentación y se trae desde Francia una fuente de hierro representando a "Diana cazadora", que se coloca en un lugar céntrico de la plaza. Las casas, situadas en un lado de la misma, sufren reformas, surgiendo las galerías que trasforman el aspecto del conjunto.
La ciudad intenta salir de los límites que le imponen el recinto medieval, se abrirán nuevas calles con mejores condiciones higiénicas, se realizan los proyectos del ensanche y se incorporan nuevas tendencias arquitectónicas (casa de D. Juan García Naveira). Conviven, en este momento, entre los siglos XIX y XX, tendencias de estilo historicista con modernismo y eclecticismo. Será el momento en el que los "indianos" patrocinen obras de carácter social.
Desde la década de los treinta es perceptible una línea de ruptura con la construcción tradicional; se recurre a un tipo de edificio más barato, donde predomina el uso del ladrillo y del cemento y desaparecen, prácticamente, los ornamentos. Sin embargo, a raíz de la declaración de la ciudad como Conjunto Histórico-Artístico, se observa más cuidado a la hora de realizar nuevas construcciones o rehabilitar las antiguas.

Betanzos se extiende sobre las tierras bajas drenadas por el curso inferior del Mandeo y su afluente el Mendo, que inician al N. del municipio la ría de Betanzos. El río Mero sirve de límite occidental con el municipio de Abegondo. Por su morfología, el relieve se puede dividir en dos sectores: el occidental, drenado por el Mero y separado del sector oriental por una pequeña alineación de colinas de dirección NO.-SE., que apenas superan los 200 m. en el límite S. del municipio; y el oriental que se caracteriza por la sucesión de valle-interfluvio y su descenso hacia el N.
Un cordón montañoso de escasa altitud (monte Cha, 158m.) separan los valles del Mendo y del Mandeo. Y otra nueva alineación de colinas, de dirección NE.-SO., se extiende por la parroquia de Tiobre con cotas en torno a los 150-200 m.: Pedroso (147 m.), Cruz (155 m.), Barreiras (116 m.) y montes de Pereirón (180 m.). Las formas suelen se suaves, pero, a veces, el relieve desciende con brusquedad.

El roquedo subyacente se caracteriza por la presencia de materiales esquistosos, lo que tuvo su importancia en la paulatina pérdida de extensión de la ría. La deblación de esos esquistos ha motivado una terrestratificación que alejó a Betanzos del mar. A ello contribuyó la formación de un banco arenoso frente al litoral, en Miño, que ha reducido la dinámica marina y fluvial, y ha acelerado la sedimentación de materiales finos. Precisamente son los materiales más recientes los que conforman los fondos de valle y las marismas actuales. Las únicas huellas de actividad tectónica se reducen a una línea de fractura de dirección N.-S. por la cual discurre el río Callou.


Los suelos.

Son heterogéneos, aunque predominan las tierras pardas con diversas formas de transición. Sobre ellas se asientan los cultivos. En los terrenos más elevados aparecen algunos suelos de tipo ránker pardo.

Los suelos hidromorfos se encuentran en dos áreas: una en torno a Betanzos y las riberas de su ría, y otra en el límite occidental del municipio, a orillas del río Mero. En ambas se han depositado y acumulado materiales de acarreo transportados por los cursos de agua. Son suelos gley, muy influidos por el nivel freático. Llegan a constituir una extensa marisma con terrenos pantanosos en la ría.


El clima.

El municipio de Betanzos se encuadra en una unidad climática de tipo mediterráneo marítimo. Característica que está motivada por las temperaturas, condicinonadas por la proximidad del mar. Oscilan entre los 8,2º de enero y los 16,7º de julio y agosto, con una media anual de 12,3º. La amplitud térmica es de 8,5º. Podemos hablar de temperaturas suaves, pues carece de inviernos fríos o de veranos calurosos. Las heladas son excepcionales.

Las precipitaciones alcanzan un total anual de 876 mm. Su distribución estacional es típicamente atlántica. Diciembre, noviembre y marzo son los meses más lluviosos, y julio, agosto y junio los más secos.Las diferencias climáticas en el interior del municipio apenas existen porque la topografía es de escasa importancia para llegar a constituir pantallas climáticas. Sin embargo son frecuentes las nieblas y es mayor el grado de humedad en torno a la ría y en el área occidental, en las proximidades del embalse de Cecebre.


La vegetación.

La acción antrópica ha originado la desaparición del bosque caducifolio, al sustituirlo por especies de cultivo u otras forestales que ocupan la mayor parte de la superficie. De las especies arbóreas destaca la asociación de pino negral y eucalipto. A veces el dominio de una de las dos especies es absoluto. El tojo y el brezal aparecen como sotobosque de estas especies. Encontramos árboles frutales de manzanas y peras diseminados por todo el municipio, aunque se cultivan de modo intensivo en la parroquia de Piadela. Las tierras de cultivo y las praderas ocupan el resto de la superficie agraria. La abundancia de agua en los suelos favorece la presencia de prados naturales. En las proximidades de la ría se encuentran las praderas higroturbosas y las turberas debido a la existencia de terrenos pantanosos, en los cuales aparecen las marismas.
 Una visita imprescindible es el parque El Pasatiempo.-

Su construcción se inicia entre el 1893 y 1895, diseñado y costeado por D. Juan García Naveira.-

Fue concebido como parque enciclopédico, donde se ven plasmadas las vivencias y los viajes de García Naveira.-

Tenía una extensión de 90.000 m2 con edificios, esculturas, jardines, estanques, grutas y pasadizos comunicados, fuentes y paseos.-

El paso de los años y la vegetación lo fue ocultando y estropeando, hasta que en 1986 el Ayuntamiento compró estos terrenos y el Pasatiempo renació.-

Aunque sin igualar el esplendor primitivo, su visita es mágica y el recorrido por grutas y pasadizos misterioso.-
El Pasatiempo es visita obligada en Betanzos.-
 El centro de Betanzos lo ocupa la plaza de los García Naveira.-
En ella encontraremos soportales con agradables terrazas, una bonita fuente que imita a la Fuente de Diana de Versalles, y la Iglesia de Santo Domingo del siglo XVI con su torre de estilo barroco.-
En su antiguo convento se puede visitar hoy en día el Museo das Mariñas.-

En el centro de la plaza está la estatua de los hermanos García Naveira, emigrantes y benefactores de la ciudad en la que construyeron asilos, escuelas, etc. así como un fantástico parque denominado El Pasatiempo.-

Si subimos hacia la plaza de la Constitución nos encontraremos la Casa Núñez de principios del XX, la Casa Consistorial, y el Pazo de Bendaña.-
En un lateral de la plaza veremos la Iglesia de Santiago del siglo XVI y estilo de transición de románico al gótico.- En uno de sus extremos esta la Torre Municipal del Reloj.-

Continuamos nuestro recorrido por la rua de Roldan y Pescaderia para llegar a la iglesia de Santa Maria del Azogue.- Del siglo XIV y estilo gótico, fue construida sobre otra iglesia anterior románica.-

Frente a ésta veremos la iglesia de San Francisco, fundada por Fernán Pérez de Andrade “O Boo”.- Es gótica y en interior hay numerosos enterramientos y sepulcros, entre ellos el de su fundador Andrade, sostenido por el oso y el jabalí que simbolizan el poder feudal de los Andrade.
pazo de mariñan:
Con el término "Pazo" se designa de manera genérica las casas solariegas gallegas en el campo. Edificaciones que cuentan normalmente con signos heráldicos y rasgos santuarios superiores a la media. Sin embargo este término, que deriva del latín "palatíum" resulta a veces ambiguo e indeterminado. "Pazo" es un vocablo de uso tardío y su consolidación se debe al empleo que de él hacen escritores como la condesa Pardo Bazán, Valle-Inclán y Otero Pedrayo, entre otros. En la literatura gallega del XIX, el tema de la vida y decadencia de los pazos se hace frecuente.
Los orígenes del Pazo de Mariñán se sitúan a mediados del siglo XV, en una defensa mandada construir por Gómez Pérez das Mariñas, noble caballero de la corte de Juan II, que participó de una manera activa en las luchas Irmandiñas. Gómez Pérez das Mariñas se autotituló "Señor das Maríñas, de Mesía e de Moscoso". La construcción inicial se conoce como "de Bergondo", no de Mariñán.
El Pazo y sus jardines son conjunto histórico-artístico y monumental por Real Decreto de 5 de octubre de 1972. Entre 1972 y 1975 la Diputación Provincial promueve las obras de reconstrucción y ampliación con una nueva ala residencial.
En la actualidad tiene tres usos: actos institucionales, centro de cursos y museo del propio Pazo, reuniendo buena parte de la colección artística de la Diputación.


Betanzos es una de las ciudades más antiguas de Galicia, y muchos de nuestros monumentos, son muestra de ello.

En un primer momento, Betanzos se extendía hasta el primer recinto amurallado (calles de O Castro, Santiago, Lanzós y Ferreiros), y los patios y huertas, finalizaban en un muro que, con el tiempo, se transformaría en calle.

El segundo recinto se abriría en los siglos XIV-XV. De esta muralla que rodeaba la ciudad, ha llegado poco hasta nuestros días, aunque todavía se puede distinguir en algunos tramos (100 m. en la calle Valdoncel), donde se ve su factura de mampostería. Tenía un grosor de 2,70 a 3 m., con variante en altura, comprobada, de 8 a 14 m. y de 16 a 18 m. En zonas, como la huerta del exconvento de San Francisco y en la calle de las Monjas, son visibles albarranas y almenas, y alguna calle como la de la Cerca nos las recuerda.

Cuatro puertas y un postigo, todas ellas del siglo XV, daban acceso a la ciudad: la más importante, llamada Puerta de la Villa, enfrente al Campo de la Feria (actual centro neurálgico), derribada en el año 1872 para ensanchar la entrada a la villa (con su desaparición también se fueron las almenas y escudos que la coronaban). Las otras tres puertas que se conservan en la actualidad son: la del Puente Nuevo, la de la Rivera o del Cristo y la del Puente Viejo. Las tres son de forma apuntada, con las rendijas de los rastrillos en la primera y en la tercera y, presentando a la segunda, un Cristo.
El postigo, que estaba en el lugar llamado el Hórreo, aún existía a mediados del siglo XVIII.
La ciudad empieza por la cima del castro y se extiende alrededor del mismo, respetando el relieve del terreno. En este punto más alto, se encuentra la plaza de A Constitución, rodeada por edificios como el Ayuntamiento, el Pazo de Bendaña, la Torre del Reloj, la Iglesia de Santiago y la Casa Núñez, (hoy en día sede del Centro Internacional de la Estampa Contemporánea, CIEC), además de una serie de casas típicas.

En el siglo XVII, y por las influencias del estilo Barroco, se llevan a cabo algunas transformaciones como balcones, soportales y la apertura de ventanas en muros que con anterioridad eran macizos; además, se realizan otras obras dentro y fuera de la ciudad como el Pazo de Bendaña, la iglesia de las Angustias o el convento de Santo Domingo.
Ya en el s.XVIII, se construyen edificios tan importantes como el Ayuntamiento o, en los extramuros, el que se pretendió que fuera Archivo del Reino de Galicia, conocido en la actualidad como Liceo.

A mediados del siglo XIX, comienza a surgir un interés especiall por el aspecto urbanístico de la villa y se hacen reformas en la Plaza del Campo (hoy Plaza de los Hermanos García Naveira), intentando convertirla en una "plaza mayor"; lo que conduce a su pavimentación y a la colocación de una fuente de hierro traída desde Francia representando a "Diana cazadora". Las casas que rodean la plaza, también sufren reformas, surgiendo las galerías que trasforman el aspecto del conjunto.

La ciudad intenta salir de los límites que le impone el recinto medieval por lo que se abren nuevas calles con mejores condiciones higiénicas, se realizan los proyectos del ensanche y se incorporan nuevas tendencias arquitectónicas (casa de D. Juan García Naveira).
Será el momento en el que los "indianos" patrocinan obras de carácter social, tales como la escuela de los Hermanos García Naveira, el Lavadero Público o el Parque El Pasatiempo.
Desde la década de los treinta se recurre a un tipo de edificio más barato, donde predomina el uso del ladrillo y del cemento y prácticamente desaparecen los ornamentos. Sin embargo, a raíz de la declaración de la ciudad como Conjunto Histórico-Artístico en 1970, se observa más cuidado a la hora de realizar nuevas construcciones o rehabilitar las antiguas.

Entre las numerosas cosas que se pueden ver en Betanzos, destacamos:

En el casco antiguo:
-    Iglesia de Santa María del Azogue.
-    Convento de San Franciso.
-    Iglesia de Santiago.
-    Torre del Reloj.
-    Casa Núñez (CIEC).
-    Arco del Puente Nuevo.
-    Arco del Puente Viejo.
-    Arco del Cristo de la Ribera.
-    Farmacia de Couceiro.
-    Escuelas Jesús García Naveira.
-    Casas Góticas.
-    Casa Consistorial.
-    Casa del Pueblo.

Resto del pueblo:

-    Convento de las Agustinas.
-    Edificio O Liceo.
-    Estatua de los Hermanos García Naveira.
-    Lavadero Público.
-    Escuelas Hermanos García Naveira.
-    Parque El Pasatiempo.
-    Palco de la Música.
-    Fuente de Diana Cazadora.
-    Riveras de los ríos Mendo y Mandeo.
-    Museo As Mariñas.



Aqui podeis ver una vez que esteis en Betanzos este hermoso jardin merece la pena verlo..se llama EL PARQUE DEL PASATIEMPO en la (Avda.Fraga Iribarne,s/n)...El alcalde de betanzos D.Manuel Lagares Perez conmemoró su centenario con una placa a la Familia Garcia Naveira en el año 1995...esta familia conocidisima en Betanzos tanto por sus edificios de gran arquitectura,como por el parque anteriormente mencionado,la escuela la cual lleva su nombre y otras muchas donaciones que estos hermanos hicieron a la ciudad de Betanzos...

Podeis pasear por sus calles en donde podeis ver sus soportales y algunos edificios de epoca del año 1897 de construccion francesa dejando la madera y adornando los balcones con marmol para la epoca solamente esto lo hacian los pudientes en donde sin duda dejan un encanto adornando esta bella villa marinera.



Ya que estamos en Semana Santa podemos admirar su bella arquitectura religiosa ,como son sus iglesias,aqui os dejo algunas:
Iglesia de Santiago situada en la C/ de Lanzos(S.XIV-XV)fue levantada sobre la anterior,destaca en su interior la capilla lateral de San Pedro y San Pablo o Capilla del Arcediano bella muestra del estilo plateresco y de la que sobresale especialmente el retablo,en el lateral del exterior se encuentra la Torre Municipal del Reloj,
Iglesia Convento Santo Domingo en la C/ Plaza Hermanos Garcia Naveira(XVI-XVIII) se encuentra en el centro de la ciudad,en el antiguo convento se puede visitar hoy en dia el Museo das Mariñas.Desde su torre de estilo Barroco se lanza cada 16 de agosto el Globo en honor a San Roque,patron de la ciudad cuya imagen se guarda en el interior de la iglesia,
Iglesia de Santa Maria de Azougue en la C/Plaza de Fernan Perez de Andrade(XIV-XV),situada en el casco historico de la ciudad,comparte protagonismo con la iglesia de San Francisco,es una iglesia parroquial de planta basilical y tres naves,destaca la cuidada decoracion de sus capiteles como el conjunto escultorico de la entrada,
Iglesia del convento de San Francisco situada en la C/Plaza de Fernan Perez de Andrade,preciosa iglesia fundada por Fernan Perez de Andrade conocido como el BUENO donde se puede ver su sepulcro sostenido por los simbolicos animales Oso y Jabali.


Dejando la Ciudad de Betanzos y alejandonos un poco cogemos direccion hacia el ayutamiento de Valmiñor para visitar el Castillo dos Andrade cogemos direccion hacia un pueblo llamado GRANDAL alli ya veremos indicadores hacia el castillo (S.XIV),situado en un mirador extrategico sus reducidas dimensiones muestran su caracter defensivo,fue construido por Fernan Perez de Andrade sobre tierras del Monasterio de Sobrado,tras años la casa de Andrade acordo pagar al prior un arrendamiento de 10.000 maravedies anuales,la torre del homenaje es la mejor conservada de planta cuadrada con 20 m de alto y 10 m de ancho aqui os dejo una foto.



Dejando el Castillo de los Andrade cogemos direccion hacia Monfero en donde visitamos su Monasterio,el origen de este monasterio se remonta cuando menos al siglo X en que existia una primitiva ermita dedicada a San Marcos,este primitivo cenobio favorecido por el rey de galicia Bermudo II sufrio los ataques de la invasiones normandas siendo posteriormente reconstruido en el año 1134 a iniciativa del rey Alfonso VII en colaboracion con algunos nobles caballeros como Alfonso Bermudez y el conde Pdro Osorio,quienes hicieron donaciones de sus bienes y le concedieron privilegios acogiendose ellos mismos a la vida monacal.

La iglesia es lo que mejor se conserva y destaca su fachada barroca,unica en galicia por el ajedrezado de sillares,alternando granito con pizarra,cuatro enormes columnas y dos pilastras rematadas en capiteles corintios que se elevan hasta la cornisa superior.

Por lo que respecta al edificio monacal cuenta con tres claustros al primero al que se accede es el claustro hospederia,el segundo claustro procesional,y el tercero llamado claustro dormitorio aqui os dejo una foto.



Bajamos a Pontedeume en donde visitamos la torre de los andrade y continuacion nos dirigimos a las Fragas del Eume y visitamos el Monasterio de Caaveiro ...Las Fragas del Eume declaradas Parque Natural en el año 1997 estan situadas en el noroeste de Galicia entre la costa de la ria de Ares y la Sierra de la Loba en Monfero en esta provincia coruñesa,tiene una superficie de 9.125 hectareas de las que 3.497 son fraga (bosque) 406,14 masa de agua y el restante pastos,matorales y cultivos,constituye en su mejor conjunto la representacion de bosque atlantico termofilo de toda Europa atlantica y posee gran valor por su alto grado de naturalidad y biodiversidad,entre botanico,zoologico,fauna....podeis ver y respirar esta maravillosa espesura..hay salidas en microbuses que solamente os acercaran hasta el Monasterio que antes os nonbraba el de Caaveiro pues en coche esta el acceso prohibido,buena opcion si quereis ir andando unos cuantos km y ver el paisaje...aunque si vais en autobus como hice yo despues podeis igualmente observar el paisaje pues hay que andar hasta el monsterio el cual esta en la montaña en la roca,esta considerado de gran interes cultural fundado en el siglo IX en la villa de Calavario de ahi su nombre,su historia es la de las propias fragas,vinculado a las familias de Traba y Andrade,la crisis llega en el siglo XIX y con el motivo de la desamortizacion en 1849 sale a puja,siendo adquirido por un particular que acomete su restauracion,en 1971 es declarado conjunto historico-artistico y en 1975,monumento de interes provincial.En 1986 se aprueba el expediente de expropiacion que convierte el monasterio y sus alrededores en propiedad de la Diputacion de Coruña.


DIGNO DE VER Y SI TENEIS SUERTE ATENDER AL GUIA EL CUAL OS CONTARA MUCHO MAS ACERCA DE ESTE PRECIOSO LUGAR..Aqui os dejo unas fotos de este precioso lugar....espero os haya gustado





Betanzos conserva uno de los más bellos y espectaculares centros monumentales del país, custodiado por los ríos Mandeo y Mendo, en el fondo de la ría que lleva el nombre de la ciudad. Fue cabeza de una de las antiguas provincias del Reino de Galicia, e incluso llegó a ser capital de éste cuando Don García estableció en ella su corte entre 1065 y 1071. Tuvo un gran esplendor en la época medieval y en la edad moderna relacionado con el desarrollo del comercio y de la actividad portuaria, de tal modo que muchos linajes de la nobleza gallega se establecieron en esta ciudad, título que ostenta desde el s. XV y que le ha valido el sobrenombre "de los Caballeros". Su origen se sitúa en un castro denominado Unctia, situado en la parte más alta de la ciudad, la actual Plaza de la Constitución, centro a partir del que se organiza todo el espacio urbano, con un entramado de calles estrecho, radial y en pendiente hacia la parte baja del núcleo, donde estaban las puertas de la muralla.

El núcleo histórico cuenta con recoletas calles flanqueadas por antiguas casas con sus tradicionales balconadas y galerías.

El centro neurálgico de la vida brigantina es la Plaza de los hermanos García Naveira, ricos indianos bienhechores del núcleo, con un ambiente muy animado, que también se vive en las estrechas callejuelas que desembocan en esa plaza (Ferradores, Fonte de Untia y Pozo Cañota), repletas de hermosas muestras de arquitectura popular asoportalada de tradición medieval, que cuentan con numerosas tabernas y tascas típicas que se deben visitar, sobre todo si en su puerta cuelga una rama de laurel, que indica que disponen del escaso pero rico y afrutado vino de Betanzos.
 La Plaza de los hermanos García Naveira es un buen lugar para comenzar la visita a Betanzos. Está presidida por la espléndida Fuente de Diana en bronce de mediados del s. XIX de estilo versallesco, y a ella se abren una serie de edificios monumentales construidos entre los ss. XVI y XVIII: el Convento de Santo Domingo, en el que está situado el Museo das Mariñas, que cuenta con una buena colección pictórica, sepulcros romanos y medievales y una sección dedicada al traje gallego; el Arquivo do Reino de Galicia y la Biblioteca Municipal o Colegio de Huérfanas.

Si nos internamos desde aquí hacia el casco histórico, debemos detenernos en otras dos plazas, la de A Constitución y la de Fernán Pérez de Andrade, o Bo. En la primera se sitúa el vistoso y neoclásico Ayuntamiento y la torre municipal del reloj, junto a uno de los tres ábsides de la Iglesia ojival de Santiago (s. XIV), muy cerca de la cual se yerguen el Pazo de Lanzós (s. XVIII), el gótico Pazo de Bendaña (s. XV) y la Casa Núñez, de estilo colonial. En la segunda, por su parte, aparecen los dos edificios más singulares e importantes de Betanzos: los templos góticos de Santa María de Azougue y de San Francisco, situados en ambos extremos de la plaza y con un cruceiro entre los dos. De la iglesia de Santa María cabe destacar la fachada, con un hermoso rosetón y una portada con numerosas arquivoltas y un tímpano donde se representan la Epifanía y la Anunciación. El interior tiene tres naves y una cubierta de madera; es notable, sobre todo, el retablo flamenco con catorce tallas de gran valor artístico. San Francisco está reconocido como el mejor ejemplo gallego de gótico mendicante (s. XIV) y cuenta en el interior con el sepulcro de Fernán Pérez de Andrade, su promotor, alzado por el oso y el jabalí, animales que simbolizan el linaje de su familia. La capilla mayor, de forma poligonal, es de gran belleza y tiene una representación del Juicio Final, con la particularidad de que uno de los ángeles toca la gaita en lugar de la trompeta habitual.

Murallas: rodeaban el casco histórico; medievales, de los ss. XIV y XV. Conservan varias de las puertas de acceso a la ciudad.

Además de los elementos mencionados, uno debe perderse por las calles del casco histórico de Betanzos, que nos ofrecerá impresionantes muestras patrimoniales, pues son incontables los edificios nobles de interés que posee.
 El Parque de O Pasatempo es un lugar de fantasía comenzado a construir en 1893 por los hermanos García Naveira, en el que se representa un mundo onírico, fantástico, con centro en el Jardín Enciclopédico, al que se abren laberintos, canales, miradores, fuentes y 256 esculturas de papas, emperadores romanos e incluso un pequeño parque zoológico pétreo. Todo construido con un cierto afán educativo popular, pero también muy próximo a las ideas filantrópicas y románticas de mostrar elementos de la historia pasada gloriosa y de culturas y países lejanos. Ha sido recuperado recientemente y vuelve a contar con el esplendor de tiempos pasados, cuando en los años veinte tenía una gran fama europea.
 Festas de San Roque e Santa María: se celebran del 14 al 25 de agosto. En ellas destaca el lanzamiento del globo de papel más grande del mundo y la romería de los Caneiros, gira fluvial en embarcaciones repletas de romeros por el río Mandeo con una multitudinaria comida campestre. Declaradas de Interés Turístico Nacional.

Feria Medieval: tiene lugar el segundo fin de semana de julio. El casco antiguo se convierte en una ciudad medieval con los betanceros y foráneos vestidos de época, puestos de artesanos, actividades gremiales y gran variedad de representaciones teatrales y de música en la calle.

El municipio de Betanzos ocupa una extensión de tan solo 24,19 km², siendo uno de los ayuntamientos más pequeños de la a coruña, al lado de Miño, el mejor pueblo de galicia.
El territorio se divide en ocho parroquias: Santiago, Santa María, Tiobre, Piadela, Requián, Brabío, Castro y Viñas. Limita al norte con la desembocadura del rio mandeo y el municipio de bergondo, al este con paderne y coirós, al sur con oza dos ríos y al oeste con abegondo. Tres ríos corren por tierras brigantinas: el mandeo, el mendoy el mero. La cota máxima del municipio apenas supera los 200 metros, mientras que la mínima se sitúa al nivel del mar. Tiene 13000 habitantes.
  • 14 a 25 de agosto: fiestas patronales en honor a san roque. En estas celebraciones se incluye la suelta del tradicional globo de san roque, el aerostato de papel más grande del mundo, que desde 1875 surca anualmente los cielos brigantinos cada 16 de agosto. Igualmente, son de destacar las dos giras a os caneiros, el 18 y el 25 del mismo mes.
  • Segundo fin de semana de julio: feria medieval. Para esta fiesta se engalanan las calles de la zona vieja de la ciudad con toda clase de motivos medievales y se establecen en las mismas multitud de puestos de artesanía, comidas típicas y oficios ya en desuso, como orfebres, zapateros o herreros. La gente de la zona se implica altamente en la Feria, y durante los tres días que dura se visten al uso medieval. Así, es fácil cruzarse por la calle con nobles de alto rango, monjes benedictinos o incluso leprosos marginados. Además, a lo largo del fin de semana se suceden gran número de actuaciones al aire libre, como pueden ser la quema de la bruja, con la inquisición en todo su esplendor, un torneo medieval con lucha de guerreros a caballo, cetrería y muestras de tiro con arco, o la representación de la batalla contra los moros al lado del río que rodea la ciudad.
  • fiesta del vino: Betanzos tiene una antigua tradición de cosecheros de vino y de reuniones familiares y de amigos en las bodegas de los mismos. Para ensalzar aun más este producto autóctono de realiza todos los años en el segundo fin de semana del mes de mayo, la Fiesta del Vino de Betanzos. En ella pueden degustarse los vinos más selectos de origen betanceiro, complementando la fiesta con puestos variados de Gastronomía y Entretenimiento.
  • fiesta de la tortilla: Instaurada en 2007 el fin de semana de la Fiesta de la Tortilla promociona este plato tan conocido de la gastronomía betanceira. Hay un concurso para elegir la mejor tortilla de todos los locales de hostelería de la ciudad.
murallas de betanzos
Muralla que rodea el casco histórico de la villa de Betanzos. Su existencia aparece documentada ya en el siglo XIII, unida al emplazamiento de una nueva ciudad en la cima del castro de "Unctia". Los restos que se conservan del segundo recinto datan, seguramente, del siglo XIV. Los Reyes Católicos llevan a cabo una importante reconstrucción del mismo en el siglo XV. A finales del siglo XVI se produce un progresivo arrimo de inmuebles a las murallas y así llega hasta nuestros días. La entrada al espacio fortificado se efectuaba a través de cuatro puertas y un postigo; la más importante era la llamada "Porta da Vila", ya demolida; pesar de ciertas pérdidas patrimoniales, Betanzos es la villa gallega que conserva más puertas medievales. 
museo das mariñas
 
El museo comparte instalaciones con la Biblioteca y el Archivo Municipal en el antiguo Monasterio de Santo Domingo. Muestra de piezas arqueológicas procedentes de la comarca, así como varias secciones dedicadas a etnografía, al traje gallego, y a las tablas del Apostolado de la Escuela de Rubens. Destaca la colección de Tapices y Encajes, depósito de la Fundación Jimerez Cossío.
fonte de diana:
 Fuente de bronce sobre basamento de piedra, reproducción de Diana de Versalles; a sus pies, entre otros elementos, aparecen dos sirenas y cuatro caños. Fundida en París en 1866, tal y como aparece indicado en su base. El agua del pilón va a dar a otra fuente sita en A Feira Nova, ambas fueron inauguradas en 1867.

martes, 28 de agosto de 2012

ndole

El Ndolé (denominado también como N'Dolé, o Ndole) es un plato típico de la cocina de camerún. Se trata de un estofado elaborado con nueces y diversas carnes o pescados (o mariscos como gambas secas). El principal ingrediente de esta preparación es la vernonia que aporta un ligero sabor amargo que le confiere un sabor característico, si no se dispone de vernonia se suele emplear espinacas. Se suele servir caliente y es considerado el plato nacional  de Camerún.
plato típico de camerún, sabe a gloria os lo aseguro.

san luís 1904

Estos juegos fueron los primeros que se celebraron fuera de Europa, en principio la sede elegida para estos juegos, fue Chicago pero como en San Luis se celebraría la exposición universal se reclamo la olimpiada para esta última y en la pugna entre las dos ciudades intervino el presidente estadounidense, Theodore Roosevelt, que se inclinó por la ciudad sureña de San Luis.
El viaje era tan largo y costoso que tan solo fueron atletas y deportistas del continente europeo, Francia, Alemania, Grecia, Gran Bretaña y Hungría, así que los países participantes en esta olimpiadas se limitó a ocho, a consecuencia de la baja participación, la mayoría de las pruebas disputadas fueron ganadas por estadounidenses.
Participaron unos 700 atletas que disputaron 17 deportes. Aparece el baloncesto por primera vez como deporte olímpico, pero solamente como deporte de exhibición.
En estos juegos se utilizó la yarda como unidad de medida excepto en atletismo que se siguió utilizando el sistema métrico decimal.
La nota negativa de estos juegos olímpicos fue la exclusión de los negros y los indios, algo normal en aquella época. Hoy en día el deporte estadounidense esta repleto de deportistas negros y una buena parte de las medallas que ganan en las olimpiadas son conseguidas por ellos.Los Juegos saltaron el charco para recalar en San Luis, pese a que Chicago había sido la sede elegida. Allí coincidió de nuevo con una Exposición Universal y, de nuevo, el caos organizativo por la falta de control sobre las marcas y los registros.
Fueron además los primeros Juegos que tuvieron incidentes racistas, ante la participación de personas de diferentes razas, al margen de los blancos, vestidos sólo con taparrabos como exhibición.
Además, debido a la larga distancia con el viejo continente, San Luis sólo acogió a atletas de Alemania, Gran Bretaña, Noruega, Hungría y Grecia, en un total de cien deportistas extranjeros, siendo una de las ediciones en la que España no tuvo representación.
Las estrellas
Los más destacados en esta edición fueron los norteamericanos Heida, en guimnasia, con cinco oros y una plata y, Eyser, que consiguió tres oros, dos platas y un bronce. Por su parte, Dowling destacó en ciclismo con dos oros, tres platas y un bronce.La colaboración al movimiento olímpico y el éxito en las dos primeras ediciones había hecho que se escogiera EEUU como sede para 1904. En principio la ciudad elegida era Chicago. San Louis que celebraba el centenario de la compra de su independencia a Napoleón, consiguió la candidatura en contra del criterio de Coubertin, que decidió no acudir a los juegos. De nuevo el acontecimiento quedaba en manos de feriantes que buscaban el entretenimiento del público, llegando incluso a organizar los Anthropological Days.

Los terceros juegos se inauguraron dos meses después de la apertura de la World´s FIRE y duraron del 23 de junio al 15 de octubre. La programación registraba el debut del boxeo y la lucha libre, la reaparición del lanzamiento de pesas y la desaparición momentánea de vela, hípica, tiro y rugby. El basketball, inventado doce años antes, aparecería como deporte de exhibición.

La participación extranjera fue muy reducida. Extraoficialmente participaron un millar de atletas, pero olímpicos solo eran 432 contra 64 visitantes de 10 países, entre los que no se encontraban ni Francia, ni Italia.

ANECDOTARIO: La final de 200 yardas tuvo que ser repetida porque seis de los siete corredores “robaron la salida”. Finalmente ganó el único corredor que había sido legal. Se inventó una extraña prueba de lanzamiento de superpeso, 125,400 kilos, que ganó un canadiense que logró lanzar el objeto a 10,46 metros. Marcus L. Hurley cambió de disciplina pasándose del basketball a la bicicleta, ganando en las pruebas de cuarto, tercio, media y una milla.

MODALIDADES: Atletismo, natación masculina, boxeo, halterofilia, lucha libre, remo masculino, tiro con arco masculino y femenino, gimnasia masculina, baloncesto y fútbol.La carrera de 200m (por única vez en línea recta) se corrió dos días después de la de 60m y antes de los 100. Apenas siete atletas tomaron parte en las eliminatorias (tras muchas discusiones, se corrió la distancia métrica o, como decían los americanos 218 yardas y 3/4), sólo uno de ellos foráneo, el irlando-canadiense Bill Kerr. Entre los locales no estaban ni el líder del año Charles Rice ni el campeón universitario William Schick. Alcanzaron la final Nate Cartmell, que encabezaba el ranking anual en recta, el campeón de los 60m Archie Hahn -en 1903 campeón de 220y de la AAU-, su sucesor William Hogensen (subcampeón en la final de 60) y Fay Moulton, bronce en los 60m (no se conoce el nombre de los eliminados).

 La final estuvo marcada por la picardía de Archie Hahn. Según narraciones de la época el “meteoro de Milwaukee” se movió en la salida provocando salidas nulas de sus tres rivales; de acuerdo con el reglamento de la época todos los finalistas excepto Hahn fueron penalizados con un handicap de dos yardas. Así, el pequeño sprinter de Wisconsin salió como un resorte mientras sus acomplejados rivales se retenían para evitar nuevas penalizaciones. El peor fue Nate Cartmell que, según las crónicas, perdía 5 yardas en los primeros 25m y casi 7 a los 75. No obstante, empezó a recortar la ventaja y en la segunda mitad superó a Moulton y Hogensen. Pese al rugido entusiasta del público por la remontada del sureño, Hahn mantuvo su equilibrio y preservó su victoria con las dos yardas de ventaja que le había otorgado el reglamento en la salida. El subcampeón de los 60m Hogensen acabó tercero.
La marca del vencedor, 21.3/5, era nuevo Record Olímpico (aunque queda fuera de la progresión al ser en línea recta). Era la segunda medalla de oro para el pequeño atleta de la Universidad de Michigan que aún se llevaría una tercera en los 100m.
Final (miércoles 31 de agosto)
1. Archie Hahn USA (Milwaukee)         21.6   r (R.O.)

2. Nathaniel Cartmell USA (Louisville) 21.9e r
3. William Hogensen USA (Chicago)     22.1e r
4. Fay Moulton USA (Kansas City))


Archie Hahn que seguramente habría tenido menos posibilidades en una carrera con curva, era un grandísimo competidor y se convirtió en el primer hombre en ganar los 100 y los 200m en los mismos Juegos. Gran observador de sus rivales y sus rutinas, fue brevemente profesional y durante años técnico y entrenador.

USA Medallero San Luis 1904 USA
Puesto
País
Oro
Plata
Bronce
Total
1
E.E.U.U
77
81
78
236
2
ALEMANIA
4
4
5
13
3
CUBA
4
2
3
9
4
CANADÁ
4
1
1
6
5
GRAN BRETAÑA
1
1
0
2
6
EQUIPO COMBINADO
1
1
0
2
7
SUIZA
1
0
1
2
8
GRECIA
1
0
1
2
9
AUSTRIA
0
0
1
1