lunes, 30 de julio de 2012

cluj

La ciudad está localizada en el sitio de un establecimiento antiguo daco, Napoca, de que los romanos hicieron una colonia. Colonizado por magiares y széklers, con la llegada de los sajones en 1178 recibió su nombre alemán de Klausenburg, de la vieja palabra Klause, significando el paso de la montaña. Sin embargo, entre 1545 y 1570 una gran cantidad de los sajones, que eran de confesión luterana, salió de la ciudad debido a la introducción de la doctrina unitaria. El primer periódico húngaro apareció en Cluj-Napoca en 1791, mientras que en 1792 fue establecida la primera compañía de teatro húngara. En 1798 la ciudad en gran parte fue destruida por el fuego. A partir de 1830 hasta 1848, como capital de Transilvania y sede de las dietas de Transilvania, la ciudad se convirtió en el centro del movimiento nacional húngaro del principado; en diciembre de 1848, durante la rebelión húngara contra los austríacos, fue tomada y protegida por los húngaros bajo el mando del general polaco Bem. Desde la formación del estado de Rumania en 1918 y a causa de los esfuerzos nacionalistas del gobierno de Bucarest contra la mayoría de lengua y cultura húngaras, Cluj se ha convertido en una ciudad de mayoría rumana y centro cultural, educativo y económico del país transilvano.
 Durante su reinado, Hungría llegó a tener el mayor territorio de su historia ya que además del citado país se le sumaban Dalmacia, Bulgaria, Polonia y el sudeste de Alemania. Incluso quiso crear un imperio tan grande como el otomano y para ello conquistó el oeste de Austria (con la capital, Viena, ciudad donde residió frecuentemente), en su guerra con el aspirante Federico III y obtuvo Moravia Silesia, Lusacia (Tratado de Olomouc en 1478). 

Rumania está dividida en trés grandes áreas históricas: el sur, Muntenia, el este Moldavia (rumana, distinta de la Republica Moldavia que es otro país, practicamente), y el centro y el oeste, Transilvania. Claro, en Transilvania hay más subdivisiones que no os voy a complicar con esto. Entre Transilvania y Moldavia, en el norte, hay la zona de Bucovina. En la frontera de Transilvania y Bucovina se dice que habría el verdadero castillo de Drácula. El comercial está cerca de la ciudad Braşov.
Hay grandes diferencias entre la gente de estas zonas, igual como pasa en España, podíamos decir…. sin emargo no es precisamente así, porque Rumania tiene fuertes influencias del este y Transilvania no tanto, por estar bajo ocupación austro-hungara. Eso para nosotros fue bueno, por una parte, mi abuela me contaba que ellos han mejorado el nivel de vida, nos “civilizaron” un poco porque estabamos bastante retrasados, todavía la gente del campo vivía con los animales en la casa, por ejemplo, cuando vinieron ellos hicieron construcciones separadas, para animales y para familias.
La diferencia se nota también en la mentalidad, ahora,y los del sur o de otra parte del pais lo dicen cada vez que vienen aquí, que les gusta más Transilvania. No quiero entrar en detalles, porque soy bastante regionalista, no me gustaría vivir en otra parte de Rumania, que Transilvania. Subjetividad pura. big grin
De la ocupación austro-hungara no heredamos solamente arquitectura, cultura sino también una minoría bastante grande de hungaros y alemanes. Asi que la ciudad de Sibiu, la ex capital europea del 2009, me parece, es una ciudad pequeñita, muy bonita, con la mayor concentración de alemanes. Aquí en Cluj tenemos un montón de húngaros y en el centro del pais hay ciudades enteras con “secuime”, como les dice a los húngaros quedados aquí. Algunos nisiquiera saben hablar rumano, lo que los fastidia a los del Partidul Romania Mare (partido rumania grande) jaja!

Cluj-Napoca, en rumania, es, quizás, una de las ciudades que menos nos suenen de este país, pero sin embargo, es una de los enclaves más destacados de Transilvania. Descubre otros mundos en esta región, gracias a los  y palpa de cera su vida e historia.
Se llama Cluj-Napoca desde los años setenta, cuando se añadió el nombre de Napoca para hacer referencia al pasado romano de esta ciudad Es de destacar que se trata de una ciudad multicultural, donde conviven varias culturas a la vez, desde rumanos, húngaros pasando por alemanes. Ello le da riqueza y le aporta una producción industrial bastante destacable en forma de fábricas que elaboran producciones importantes de diversos sectores.
Por otra parte, es foco importante de cultura, con edificios de varios estilos, con la mezcla de arte gótico, barroco o renacentista. Poco a poco, se está abriendo al turismo y son muchas las propuestas que se hacen desde el Gobierno para fomentarlo.
Y todo ello no es de extrañar porque hay importantes monumentos que ver. Empecemos por la catedral, evidentemente ortodoxa, que data del siglo XX. Una arquitectura singular nos llama la atención, algo que caracteriza a las iglesias ortodoxas que hay en el mundo, que las hacen distintas a las cristianas.
Otro rincón que debes visitar es el Jardín Botánico. Es uno de los más grandes del país y engloba una diversidad de fauna y flora muy interesante, con plantas de todo el mundo. Se respira paz y tranquilidad, y en él hay un pequeño museo en el que podemos entrar. Hacer deporte, leer, caminar, y visitar todo el jardín te ayudará a disfrutar de la naturaleza sin salir de la ciudad.
La iglesia de San Miguel  es una magnífica representación del estilo gótico de Transilvania. Es una iglesia hermosa y coqueta, en la que destaca una bóveda estrellada, la vidriera de colores y las esculturas, tanto del exterior como del interior.
Cluj-Napoca es un municipio del Noroeste de Rumanía, localizado en el valle del Someşul Mic, a 440 kilómetros de Bucarest. Capital histórica de la región de Ardeal, hoy en día Cluj-Napoca es capital del distrito de Cluj y de la región económica del Noroeste.
Tercera ciudad de Rumania, Cluj es el principal polo económico del Noroeste. La ciudad se distingue por un sector secundario muy diversificado y por un sector terciario orientado sobre todo hacia las TIC, hacia los servicios financieros, la educación y la investigación científica. Cluj-Napoca y su región tienen un gran potencial de desarrollo turístico.
Dado que la ciudad tiene dos grandes comunidades, de idioma rumano y húngaro, Cluj-Napoca es una ciudad profundamente bicultural. Su historia, rica y agitada, ha legado un patrimonio arquitectónico de primer orden. En cuanto a la cultura viva, hoy en día la ciudad de Cluj es al mismo tiempo el centro cultural más grande de la comunidad húngara de Rumanía y uno de los más importantes centros culturales rumanos: sus instituciones culturales (teatros, bibliotecas, galerías de arte, varios festivales etc.) son unos de los mejores en todo el territorio del país.
Al mismo tiempo, Cluj-Napoca es el polo universitario más grande de Transilvania y el segundo polo universitario de toda Rumania. Las varias universidades y escuelas de la ciudad aseguran un alto nivel de instrucción en los tres idiomas históricos de Transilvania (rumano, alemán y húngaro), así como en francés y en inglés. Estas condiciones favorecen el aumento del número de los estudiantes extranjeros, tanto europeos como extracomunitarios.
Está situada en noroeste del país, en el judeţ de Cluj, del que es su capital. La ciudad es atravesada por el río Someş Pequeño (Someşul Mic, una de las fuentes de río Someş).
Ocupa una superficie de 197,5 Km2.
El Imperio romano conquistó Dacia entre 101 y 106 AD, durante el reinado de Trajano. El establecimiento romano de Napoca fue consignado por primera vez en una piedra miliaria descubierta en 1758 en la proximidad de la ciudad. El sucesor de Trajano, el emperador Adriano, ofreció a Napoca el estatuto de municipio, con el título municipium Aelium Hadrianum Napocenses. Más tarde, en el siglo II d. C., la ciudad ganó el estatuto de colonia romana, Colonia Aurelia Napoca. Napoca llegó a ser una capital provincial de la Dacia Porolissensis, y por lo tanto la sede de un procurador. La colonia fue evacuada en 274 por los romanos. No hay referencias a un establecimiento urbano en este sitio durante casi un milenio después.
Al principio de la Edad Media, dos grupos de edificios existían en la actual locación de la ciudad : la fortaleza de madera de Cluj-Mănăştur y el establecimiento civil desarrollado alrededor de la actual Piaţa Muzeului (Plaza del Museo), en el centro de la ciudad. Aunque el intervalo exacto de la conquista de Transilvania por los húngaros no está claro, los artefactos húngaros más viejos de la región datan de la primera parte del siglo X. Después de este siglo, la ciudad fue incorporada al Reino de Hungría.
El rey Esteban I de Hungría hizo de la ciudad la sede del distrito Kolozs, y el rey Ladislao I fundó la abadía de Kolozsmonostor, destrozada durante las invasiones de los tártaros de 1241 y 1285. En cuanto a la colonia civil, un castillo y un pueblo fueron construidos al noroeste de la antigua Napoca, no antes del final del siglo XII. Este nuevo pueblo fue colonizado por grupos importantes de sajones transilvanos, apoyados por el rey Esteban V de Hungría, Duque de Transilvania.
La primera mención fiable del establecimiento data de 1275, en un documento del rey Ladislao IV de Hungría, cuando el pueblo (Villa Kulusvar) fue ofrecido al Obispo de Transilvania. En el 19 de agosto de 1316, durante el reinado de Carlos I de Hungría, Cluj recibió el estatuto de ciudad (civitas), como recompensa para la contribución de los sajones a la derrota del voivoda de Transilvania, Ladislao Kán quien estaba en rebeldía.
Muchos gremios fueron establecidos en la segunda mitad del siglo XIII, y un estrato patricio basado en el comercio y la producción artesanal sustituyó a la antigua élite terrateniente en el mando de la ciudad. A través del privilegio concedido por Segismundo de Luxemburgo en 1405, la ciudad decidió salir de la jurisdicción de los voivodas, vice-voivodas y jueces reales, y obtuvo el derecho a elegir un jurado constituido por doce miembros cada año. En 1488, el rey Matías Corvino (nacido en Cluj en 1440) ordenó que el consejo de la ciudad, constituido por cien miembros, sea compuesto la mitad por homines bone conditiones (los ricos), y la otra mitad por artesanos; juntos, elegirían al juez supremo y al juzgado. Entre tanto, se llegó a un acuerdo que estipulaba que el consejo había de ser constituido mitad por húngaros y mitad por sajones, y que los cargos judiciales habían de ser alternados.
En 1541, Klausenburg llegó a ser parte del Principado independiente de Transilvania, después de que los Otomanos ocuparon la parte central del Reino de Hungría; un periodo de florecimiento económico y cultural siguió. A pesar de que Alba Iulia sirvió de capital política para los príncipes de Transilvania, Klausenburg benefició en gran medida del soporte de los príncipes, estableciendo conexiones con los centros más importante del Centro de Europa de ese tiempo, como Kosice, Cracovia, Praga y Viena.
En cuanto a la religión, las ideas protestantes llegaron por primera vez hacia la mitad del siglo XVI. Durante la actividad de Gáspár Heltai como predicador, el movimiento luterano ganó en importancia, así como la doctrina suiza del calvinismo. Hacia 1571, la dieta de Turda había adoptado una religión más radical, el unitarismo de Ferenc Dàvid, caracterizado por la libre interpretación de la Biblia y la negación de la dogma de la Trinidad. Esteban Báthory fundó una academia jesuita en Klausenburg, con el propósito de promover el movimiento contrarreformista: sin embargo, no tuvo mucho éxito. Durante un año, 1600-1601, Cluj llegó a ser parte de la unión personal del voivoda rumano Miguel el Valiente. Con el Tratado de Karlowitz de 1699, Cluj llegó a ser parte de la Monarquía Habsburga.
 
En el siglo XVII, Cluj sufrió por culpa de grandes calamidades, estando sujeta a la peste y a fuegos devastadores. El fin de este siglo trajo consigo el fin de la soberanía Otomana, pero la ciudad perdió mucho de su fortuna, su libertad municipal, su centralidad cultural, su relevancia política e incluso parte de su población. Volvió a ganar gradualmente su posición importante dentro de Transilvania, como sede del "Gubernium" y de las Dietas entre 1719 y 1732, y de nuevo en 1790 hasta la Revolución de 1848, cuando el Gubernium se trasladó a Sibiu (Hermannstadt). En 1791, un grupo de intelectuales rumanos escribieron una petición, conocida como Supplex Libellus Valachorum, que fue mandada al emperador en Viena. La petición pedía la igualdad de la nación rumana en Transilvania con respecto a las demás naciones gobernadas por el Unio Trium Nationum, pero fue rechazada por la Dieta de Cluj.
Empezando con 1830, la ciudad pasó a ser el centro del movimiento nacional húngaro dentro del principado. Este estalló durante la Revolución húngara de 1848, cuando por un tiempo los austriacos empezaron a tomar el control en Transilvania, aislando a los húngaros entre dos frentes. Sin embargo, el ejército húngaro, liderado por el general polaco Józef Bem, empezó una ofensiva en Transilvania, consiguiendo recapturar Cluj hasta la Navidad de 1848. Después de las revoluciones de 1848 un régimen absolutista fue establecido, seguido por un régimen liberal que llegó al poder en 1860. Fue en este periodo cuando se concedieron derechos iguales a los rumanos, pero solo por un corto tiempo, ya que en 1865 la Dieta de Cluj anuló las leyes votadas en Sibiu, y proclamó la vieja ley de 1848, concerniente a la unión de Transilvania con Hungría. Antes de 1918, las únicas escuelas en idioma rumano de la ciudad fueron dos escuelas primarias organizadas por la Iglesia, y el primer periódico rumano fue editado en 1903.
Desde la unión de Transilvania con Rumania en 1918, Cluj se ha convertido en una ciudad de mayoría rumana y en un centro cultural, educativo y económico de su región.
En 1944, los nazis organizaron el Gueto de Cluj/Kolozsvár.
En 1974, Ceausescu añadió Napoca a Cluj (como Drobeta a Turnu Severin) por recalar los orígenes latinos del pueblo rumano.

Lugares de interés:
  • Jardín Botánico de Cluj-Napoca.
  • Iglesia de San Miguel.
  • Catedral Ortodoxa.
  • Plaza Mihai Viteazul. Ubicada en el centro de la ciudad, está presidida por la estatua ecuestre dedicada a Mihai Viteazul (Miguel el Valiente). Tras ella encontramos el Cine Republica, claro ejemplo de arquitectura comunista.
  • Estatua a Matías Corvino (Hunyadi Mátyás o Matei Corvin), primer rey de Hungría nacido en esta ciudad.
  •  

No hay comentarios:

Publicar un comentario