sábado, 19 de noviembre de 2011

dagestán

La República de Daguestán (en ruso Республика Дагестан; : Respublika Dagestan), o en la forma antigua Daghestan, es un sujeto federal de la federación rusa, una república. Es la mayor república rusa del caucaso norte, tanto en extensión como en población. Su capital es majachakala
La palabra Daghestan o Daghstan significa "país de montañas", se deriva de la palabra túrquica dağ (montaña) y el sufijo persa -stan (tierra de).
Daguestán limita al norte con la república de kalmukia, al este con el mar caspio y la república de chechenia, al sur con azerbayán (284 km), al suroeste con georgia  y al noroeste con el krai de sevastopol.
Tiene 2 millones y medio de habitantes, y su población, es rural en su 60;6%.
Las áreas montañosas continúan estando extremadamente incomunicadas, sobre todo durante los meses en que dura el riguroso invierno. Las temperaturas van desde los –5ºC a los +15 dependiendo de la estación del año. 
la capital:  MAKHACHKALA.: 600000 habitantes, fundada en 1722.  es una ciudad muy industrial, y también cultural.
la bandera de la ciudad.
Extremismo en el caucaso:

El rebrote del extremismo islámico y el fortalecimiento de las mafias son graves secuelas del desmoronamiento del Estado soviético y constituyen una amenaza a la estabilidad de la región caucásica.
Los ataques aéreos rusos contra las posiciones rebeldes wahabitas en la República de Daguestán pusieron en alerta a Chechenia -que todavía no se recupera de la guerra que la azotó en diciembre de 1994-, Kirguiztán, Uzbekistán y Tadjikistán y significaron una intervención de Rusia para defender sus intereses petroleros.
También significan el debut en la escena política del primer ministro Vladimir Putin tras la proclamación de una república estrictamente islámica por la guerrilla dirigida por Shamil Basaiev, en guerra con el comandante Jattab por controlar dicho Estado.
En tanto, la prensa rusa anunció como inminente una nueva guerra en Chechenia y evocó la destitución del ministro ruso de Defensa Igor Sergueiev, incapaz según ésta de enfrentar la amenaza de un conflicto regional.
Moscú considera que la República independentista de Chechenia es un refugio para los rebeldes islamitas acusados de una serie de atentados que provocaron 292 muertos en Rusia en agosto y septiembre.
La decisión del ministro de Defensa, el mariscal Igor Sergueiev, de anular una visita a Suiza "no deja lugar a dudas sobre los planes de los militares", afirma el cotidiano Izvestia. Por su parte, Sivodnia evocó una posible destitución del mariscal Sergueiev y su reemplazo por el jefe del Estado Mayor Anatoli Kvachnin.
El diario acusa a Sergueiev de ser incapaz de enfrentar "las amenazas locales": "Los bandidos han invadido Rusia y han mostrado que siguen siendo una amenaza real mientras Sergueiev se ocupaba de las maniobras anti-OTAN Occidente 99", subraya el periódico.
"Los acontecimientos en Daguestán y en Chechenia han cuestionado los talentos del ministro" que consagra 90% del presupuesto militar a las fuerzas de misiles estratégicos y no da al ejército los medios de mostrarse eficaz en las operaciones en esas repúblicas.
Esta desestabilización del Cáucaso puede costarle caro a Rusia, donde más de un tercio de la población vive en la pobreza, pues hace vacilar su ambición de participar en el boom petrolero del Mar Caspio haciendo transitar el crudo de Azerbaiján por territorio ruso.
"Daguestán forma parte de la federación rusa. Moscú no puede quedarse sin actuar. No puede permitirse retirarse pura y simplemente de este territorio", estimó Antol Lieven, del Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS) de Londres.
"Es el mismo problema que tuvieron los británicos con Irlanda del Norte. La mayoría de la población de Daguestán no apoya lo que sucede actualmente. Si Rusia se retira, Daguestán se vendrá abajo en una guerra civil, y se producirá una situación a la libanesa", añadió el experto del Cáucaso.
Daguestán acoge más de una treintena de minorías étnicas. Las tres principales son los avaros (cerca de 500 mil), los darguines (unos 270 mil) y los lezguines (200 mil). Los rusos no representan más de 10% de la población de esta República de dos millones de habitantes.
La mayor parte de los expertos estima que la ocupación de varios pueblos del sur de Daguestán por grupos islamistas radicales constituye el desafío más serio a las autoridades de Moscú en esta región desde la guerra ruso-chechena (diciembre de 1994-agosto de 1996).
Los lezguines de Azerbaiján (cerca de 170 mil) ya reivindicaron en el pasado la constitución de una entidad estatal con los lezguines de Daguestán.
El enfrentamiento de esta república del Cáucaso corre el riesgo de "arruinar los planes de Rusia de convertirse en el principal circuito de transporte del petróleo azerbaijanés" dado que esta ruta pasa por Daguestán, afirmó el experto en petróleo Euan Craik.
En el gran juego petrolero que enfrenta a rusos y estadounidenses en Transcaucasia, los rusos propusieron un nuevo trayecto de oleoducto que rodearía Chechenia y pasaría por Daguestán.
Es la razón por la cual, paralelamente al lanzamiento de la ofensiva, Putin anunciaba que Rusia atacará las bases de los islamitas "en todos los lugares donde se encuentren, incluyendo Chechenia".
Pero, además de afectar los intereses financieros de Rusia, esta crisis podría igualmente provocar una debilitación de la influencia de Rusia en las ex repúblicas soviéticas en esta región, sobre todo Azerbaiján.
Y mientras Yeltsin se compromete a solucionar el problema de Daguestán que reconoció como "uno de los más complejos, junto con Chechenia" entre los que debió enfrentar, reaparece en el terreno una vieja pesadilla de Moscú: el jefe de guerra checheno Shamil Basaiev fue nombrado comandante "todopoderoso" de los combatientes islamistas.
Confrontado a su primera crisis, Vladimir Putin no podía sino declarar que "la situación en Daguestán volverá a la normalidad dentro de una semana y media a dos semanas".
Después de restablecer la calma -agregó- será necesario "consolidar al poder local y eso tomará más tiempo".
Su predecesor, Serguei Stepachin, fue destituido en realidad porque no supo imponer el orden en el Cáucaso ruso. Pero los observadores se preguntaban a principios de agosto, cuando se proclamó el Estado estrictamente islámico de Daguestán, sobre la estabilidad de Rusia y la credibilidad de sus primeros ministros, tan efímeros como "mediocres". Stepachin es el cuarto primer ministro ruso destituido por Yeltsin en 17 meses.
En conclusión, Rusia pasa por un momento difícil pues no ha podido hacer frente a los fenómenos del extremismo islámico y la mafia a unos cuantos meses de la realización de sus elecciones legislativas y con Yeltsin acusado de corrupción. 
Esta noticia, era de la época de boris yeltsin, desde aquella nada a cambiado, el caucaso es un polvorín, sobre todo Georgia, que esta a punto de explotar.
Daguestán afronta desde hace tiempo un aumento de la violencia radical islámica que se opone al gobierno pro ruso de la república federada y la presencia de las tropas de seguridad rusas.
e tnias: Ávaros (29,4%, caucásicos-turcos y musulmanes sunitas), dargins (16,5%), lezgi (13,1%, mayormente musulmanes sunitas con minoría chiita), rusos (4,7%)
 Un pastor en la república rusa de Daguestán conocido por fundar la iglesia protestante evangélica más grande de la región, y por alcanzar exitosamente a musulmanes, ha sido asesinado por pistoleros no identificados.

as autoridades locales han confirmado que Artur Suleimanov, de 49 años, pastor de la Iglesia Cristiana Hosanna en Makhachkala, capital de Daguestán, fue abaleado la noche del 15 de julio mientras salía del templo de iglesia. La identidad de los pistoleros no está clara, sin embargo en las semanas anteriores al asesinato los medios de comunicación de Daguestán emitieron llamadas pidiendo a la gente tomar medidas contra Suleimanov porque estaba demasiado “activo” y convertía a musulmanes étnicos.

como veis es un autentico, polvorín. abjasia, osetia del sur y del norte, chechenia, daguestán, el integrismo islamico, hace que estos tipos, pues estén apoyados militarmente por Irán, entre otros países que apoyan al quaeda. Y ataquen a los prorrusos, rusia , defiende sus intereses, sobre todo dónde tiene intereses económicos, como en abjasia.
daguestán el rompecabezas del caucaso:


Daguestán, el rompecabezas del Cáucaso
En el complejo puzzle que representa la región del Cáucaso Norte, Daguestán, cuyo nombre significa etimológicamente "país de las montañas", es una de las piezas de más difícil encaje. Se trata de la República Autónoma étnicamente más diversa de la Federación Rusa, y la mayor en extensión y población en esa región. Su situación estratégica en la cuenca del mar Caspio, muy rica en petróleo y gas natural, la convierte en un territorio de gran importancia para Rusia, ya que además atraviesa su territorio la única vía férrea que llega hasta Chechenia. Una larga y permeable frontera compartida con esa república secesionista, y el auge del fundamentalismo islámico (financiado por Arabia Saudí) son elementos que contribuyen a la desestabilización del territorio, muy desestructurado social y económicamente.


Claves del conflicto

Daguestán es una de las siete repúblicas autónomas del Cáucaso Norte integradas en la Federación Rusa. Con una extensión de 50.300 km2 y una población cercana al 1.900.000 habitantes, representa la entidad etno-territorial más extensa y de mayor peso demográfico de la región. Limita con el mar Caspio al este, la república autónoma de Kalmykia al norte, la república autónoma de Chechenia y la oblast de Stavropol al oeste y Georgia y Azerbaidzhán al sur.

Daguestán es incorporada al imperio Zarista en 1813, en el contexto de la expansión rusa por el Cáucaso desde finales del siglo XVIII. En 1921, con el triunfo bolchevique en la guerra civil, es convertida en república autónoma.

Su composición étnica es la más heterogénea de la Federación Rusa, con una treintena de grupos reconocidos oficialmente. De hecho, junto con la república autónoma de Gorno Badajshán (situada en Tadzhikistán), es la única de las creadas en el marco administrativo soviético que no está fundamentada en un grupo étnico concreto que dé nombre a la entidad territorial. La mayoría de los grupos étnicos que la habitan son pequeños pueblos del grupo caucásico septentrional, emparentados antropológicamente con los georgianos, aunque muy distintos a ellos en términos de religión, cultura y tradiciones. Los que habitan en Daguestán se adscriben al grupo oriental o najo-daguestánico. Los pueblos del subgrupo daguestánico están distribuidos por los valles más próximos al mar Caspio y se les ha incluido, junto con pueblos de otros orígenes, en la entidad administrativa de Daguestán. Los más numerosos son los ávaros (601.000), los darguinos (365.000), los lesguinos (275.000), los laks (118.000), los tabassaranos (98.000), los rútulos (20.000), los tsajures (20.000), los agules (19.000), etc. El subgrupo naj está compuesto por los chechenos y los ingushetios, con cierta presencia en Daguestán (unos 70.000 bajo el nombre de akkins) pero que cuentan, como es sabido, con una república propia. También hay pueblos altaicos de la familia túrquica, entre los que destacan los kúmiks (265.000), los azeríes (90.000), los nogai (37.000) y los tátaros (7.500). Finalmente los rusos, llegados desde la expansión del imperio Zarista en el Cáucaso pero asentados especialmente durante la etapa soviética, constituyen actualmente cerca del 9% de la población (unos 150.000), aunque su número decrece constantemente debido a la emigración.

Los cambios en la estructura demográfica de la república también se ciernen como otro factor de inestabilidad. Por un lado el crecimiento vegetativo de los pueblos autóctonos es mucho más elevado que el de la minoría rusa, que cada vez se siente más amenazada en Daguestán. Este factor, combinado con el colapso económico, la violencia étnica y, especialmente, el aumento de los índices de delincuencia y criminalidad, ha empujado a miles de rusos a emigrar de forma masiva hacia otros territorios de la Federación Rusa. La presión social ejercida sobre los caucasianos en las ciudades rusas, sospechosos siempre de estar involucrados en mafias o en terrorismo, ha creado otro flujo migratorio inverso desde Moscú o San Petersburgo hacia las repúblicas del Cáucaso (Daguestán entre ellas), lo que contribuye a reducir aún más el peso específico de los rusos en la región. La presencia, además, de unos 100.000 refugiados chechenos incrementa la competición por los recursos y las mejores tierras entre unos pueblos que en muchos casos fueron arbitrariamente desplazados durante el stalinismo (aunque fuera en el interior de la misma república), y que ahora reclaman el regreso a sus territorios originarios. Los casos más tensos son:
· Akkins (chechenos daguestaníes) vs. laks y ávaros: los akkins, con el apoyo de Chechenia, reclaman que les sean devueltas las tierras del distrito de Novolaksky (antes Aujovsky), de las que fueran despojados en los años 40 como "pueblo castigado" por Stalin, y que se reubique a los laks, los actuales ocupantes de ese territorio.
· Laks vs. kúmiks: muchos de los laks expulsados por los chechenos del distrito de Novolaksky son reubicados en julio de 1992 en tierras de los kúmiks, creando una situación de tensión entre las dos comunidades que sólo es superada por un acuerdo entre los patriarcas y los líderes religiosos de cada una de ellas.
· Rusos vs. ávaros: Durante la expansión zarista en el Cáucaso muchos cosacos (militares rusos) se establecen en algunos distritos del norte de Daguestán, cerca del río Terek. Los ávaros, que tras el colapso de la URSS han defendido un estatuto de máxima autonomía para Daguestán, se han encontrado con la oposición de los cosacos, que crean en 1990 un Ejército no oficial Cosaco del Terek, y que tampoco cuenta con el apoyo de las autoridades de Moscú. Este ejército cosaco interviene como actor independiente en algunos conflictos del Cáucaso norte como el de Osetia o Chechenia.
· Lesguinos vs. azeríes: las relaciones entre estas dos comunidades nunca han sido muy fluidas, especialmente cuando durante la etapa soviética se fuerza a los grupos étnicos minoritarios a fusionarse en otras nacionalidades con mayor peso demográfico. Este proceso se acelera con los lesguinos de Azerbaidzhán cuando esta república se independiza en 1991. La situación se ve agravada con las levas forzosas que las autoridades azeríes ponen en marcha para llevar combatientes a Nagorno Karabaj, un conflicto que los lesguinos consideran ajeno a ellos, y cuando en 1989 se reubica a los turcos mesjetos (que huyen de la violencia étnica de la que son víctimas en Uzbekistán) en los territorios lesguinos de Azerbaidzhán. Este país acusa a Rusia de utilizar la cuestión lesguina como elemento de chantaje en sus relaciones bilaterales.

La cuestión étnica, no obstante, si bien desestabilizadora en la medida que puede causar enfrentamientos violentos entre comunidades, no supone un peligro inminente de desintegración de Daguestán, ya que por su orografía y por lo mezcladas que están las poblaciones la idea de crear Estados independientes de adscripción étnica pierde todo su sentido. Además, la composición etno-política de los organismos ejecutivos y legislativos contempla un equilibrio entre las distintas nacionalidades a través de complejos mecanismos de asignación de cargos en función del peso demográfico de cada grupo. Así, en el Consejo de Estado (la máxima autoridad ejecutiva de la república) se ven representados las 14 etnias más importantes de Daguestán, mientras que la Asamblea Constitucional (el órgano encargado de introducir enmiendas en la constitución) también refleja una ponderación en el reparto de puestos de responsabilidad.

En cuanto a la religión, la mayoría de la población de Daguestán profesa el islam (90%). El 97% de éstos se adscribe a la corriente sunní de los mazhab xafií o hanafí, aunque hay algunas minorías chiíes entre los agules y los lesguinos. El wahabismo, una corriente ultraconservadora del islam originaria de Arabia Saudí, está ganando influencia en Daguestán y en otras repúblicas del Cáucaso (Chechenia entre ellas), en gran medida gracias a la asistencia exterior de los países del golfo Pérsico, a la militarización creciente de la región y a la radicalización política e ideológica. Entre 1996 y 1997 hay enfrentamientos entre grupos wahabíes y seguidores del islam tradicional, amparados éstos últimos por las autoridades de la república. No obstante el peligro real radica en la coincidencia de las diferencias religiosas con las étnicas, lo que se está empezando a producir entre los lesguinos. El activismo wahabí entre este pueblo, dividido entre Daguestán y Azerbaidzhán, se traduce en la creación de campos de entrenamiento paramilitar que pueden hacer estallar un conflicto generalizado en cualquier momento.
El 10% restante de la población profesa la religión cristiana ortodoxa (Iglesia Rusa o Armenia) o el judaísmo. En todo caso, el conflicto no se presenta tanto en clave religiosa como en clave económica y de control de las tierras, que se manifiesta posteriormente en enfrentamiento étnico. Los 70 años de ateísmo impulsado por los soviéticos ha dejado una sociedad eminentemente laica en la que la religión es más un instrumento que una causa real de conflicto, con la salvedad de la expansión del wahabismo.

La proximidad del conflicto checheno es otro elemento desestabilizador en Daguestán. Las autoridades daguestaníes se han mostrado pro rusas a lo largo de las dos guerras que han tenido lugar en la república secesionista vecina. Por un lado, la dependencia de los subsidios que llegan de Moscú (que suponen cerca del 80% del presupuesto de la república) crea entre las élites daguestaníes un seguidismo político hacia las directrices del Gobierno federal, ya que éstas temen la pérdida de su principal fuente de ingresos y de riqueza, así como el poder social del que disponen. Por otro lado, el incremento del índice de la delincuencia en los distritos fronterizos con Chechenia, las llamadas de los líderes de la república secesionista Dudáyev y Masjádov para pedir un levantamiento de la población de Daguestán contra los rusos, y la masiva llegada de refugiados (hasta 150.000 en los peores momentos de la guerra), son factores que levantan entre los daguestaníes un cierto sentimiento anti-checheno.

Finalmente la desestructuración social de Daguestán se presenta como un factor alarmante para la estabilidad en la república. Las diferencias socio-económicas entre las élites que concentran el poder político y económico (un 7% de la población aproximadamente) y la mayoría empobrecida no hacen más que acrecentarse: los servicios sociales como la sanidad y la educación están al borde del colapso por la falta de fondos públicos (a pesar de los subsidios de Moscú), lo que crea un caldo de cultivo ideal para la expansión de ideologías fundamentalistas como el wahabismo.





Antecedentes y evolución

Si bien en Daguestán no ha estallado hasta ahora un conflicto abierto como en el caso de Chechenia o de Osetia, desde 1989 se vive una situación de conflicto latente de evolución incierta, que en caso de estallar podría tener efectos dramáticos para la región del Cáucaso y para la Federación Rusa.

Así, en junio de 1989 una espiral de violencia entre kazajos y pueblos daguestaníes en la región kazaja de Guriev provoca la llegada masiva de unas 8.000 personas a la república autónoma caucásica, que son reubicados mayoritariamente en territorio lesguino (al sur de Daguestán), acentuando la tensión con Azerbaidzhán. Las tensiones interétnicas afloran a partir de 1990, con el enfrentamiento entre ávaros y chechenos en los distritos de Jasavyurt y Kazbekovsky, y la llegada de 500 milicianos procedentes de la república de Chechenia en apoyo de sus connacionales. Entre 1990 y 1991 se produce en Daguestán un auge del sentimiento nacionalista que en abril de 1991 (aún dentro de la Unión Soviética) se traduce en el apoyo de una resolución a favor de la creación de una República de Daguestán soberana por parte de 39 de los 54 Soviets locales. Curiosamente los distritos que se oponen a esta medida corresponden a los de los grupos étnicos que desean separarse de Daguestán (laks, kúmiks y lesguinos). Los enfrentamientos de baja intensidad entre comunidades étnicas se prodigan hasta 1994, cuando el incremento de la tensión en Chechenia implica un mayor despliegue de las tropas federales en Daguestán, territorio por el que pasa la única vía férrea que llega a la república separatista. En esta primera fase el conflicto se traduce en tensiones interétnicas entre grupos locales, quedando los rusos al margen de los acontecimientos.

La presencia de soldados y guardias fronterizos rusos abre una segunda fase del conflicto en Daguestán en la que se desencadenan una serie de atentados por parte de grupos islámicos pro-chechenos, así como manifestaciones de la población local contra el control militar ruso. Éstos pasan a convertirse en objetivo militar de los rebeldes chechenos. En abril de 1994, por ejemplo, se produce una explosión en el tren Moscú-Bakú (la tercera desde el comienzo de año) y desde 1995 los puestos fronterizos entre Daguestán y Chechenia, controlados por tropas federales, son atacados periódicamente. En septiembre de ese mismo año la Unión de los Musulmanes de Rusia pide la retirada de las tropas rusas desplegadas en Daguestán.

La violencia política entre clanes y facciones se generaliza también desde finales de 1993, con asesinatos y atentados contra candidatos locales a la Duma rusa y de cargos políticos de la república (entre ellos un ministro en agosto de 1996). Los wahabíes, a través de la influencia chechena, empiezan a actuar en territorio daguestaní desde 1994, atribuyéndose el asesinato de varios líderes locales y actos de terrorismo contra puestos y patrullas militares rusas.


Condiciones actuales

En agosto de 1999 un millar de guerrilleros chechenos dirigidos por los comandantes Basayev y Jattab (este último wahabí de origen jordano o saudí), entran en territorio de Daguestán, haciéndose fuertes en algunos pueblos próximos a la frontera con Chechenia, en el distrito de Botlij, y proclamando la independencia de la república bajo un régimen islámico. La contraofensiva de las tropas federales, a finales de agosto, provoca decenas de muertos en ambos lados, y concluye con la retirada de las tropas chechenas el 29 de agosto de 1999. El 5 de septiembre, en un nuevo ataque, los combatientes chechenos se amparan de la comarca de Novolakskoye, pero son expulsados de nuevo por las tropas federales y brigadas de autodefensa el 24 de ese mes.

La proliferación de los señores de la guerra vinculados normalmente a un grupo étnico y bajo la bandera política del islam (como los hermanos Jachilayev, vinculados a los laks), abre una espiral de inestabilidad acentuada por el apoyo financiero del dinero árabe y de los muyahhidin chechenos, muchos de ellos ex combatientes de Afganistán. La segunda guerra de Chechenia, iniciada en septiembre de 1999 tras los atentados terroristas en ciudades rusas, ha reabierto las puertas a una hipotética extensión del conflicto en Daguestán y otras repúblicas del Cáucaso norte.
Así las cosas, a corto y medio plazo se abren tres posibles escenarios en la evolución de la contienda en el Cáucaso norte:
1. El conflicto se estabiliza y queda limitado a escaramuzas fronterizas entre Chechenia y Daguestán, con la organización de una guerrilla islámica norcaucásica que puede actuar de forma regular contra los intereses rusos en la zona.
2. La tensión va en aumento y se produce una radicalización de las posiciones con la subsiguiente escalada en el conflicto. La destrucción de las infraestructuras y las viviendas producida por los bombardeos incrementa el número de desplazados y de voluntarios para el combate, favoreciendo el deterioro de las relaciones interétnicas y de la ya de por si crítica situación social de la república.
3. La presencia excesiva de tropas rusas para intentar controlar totalmente Chechenia (en junio un decreto de Putin anulaba todas las competencias de la república secesionista y la ponía bajo la administración directa de Moscú), puede comportar una reacción a gran escala de los musulmanes del Cáucaso norte en contra de una política percibida como opresiva y neoimperialista, provocando una generalización del conflicto a gran escala en toda la región norcaucásica.

Del camino escogido por Moscú para encontrar una vía de solución depende en gran medida la dirección que los acontecimientos puedan tomar, no sólo en Daguestán, sino en la estratégica región del Cáucaso ruso.

uN POCO DE CULTURA:

LOS TABASARANOS, UNA ETNIA DE DAGUESTÁN:

Los tabasaranos son un grupo étnico que vive principalmente en Daguestán, e donde su población es de unos 132.000. Ellos hablan el lenguaje Tabasaran y son principalmente musulmanes sunitas.
La República de Daguestán se localiza en la región del Cáucaso Norte. Cabe anotar que ellos hablan el lenguaje Tabasaran (también escrito Tabassaran) que es un lenguaje noreste del Cáucaso de la rama Lezgic. Es hablado por el pueblo Tabasaran en la parte sur de la República rusa de Daguestán.
Hay dos dialectos principales: Norte (Khanag) y Tabasaran Sur. Tiene un lenguaje literario basado en el dialecto del sur, una de las seis de la República de Daguestán.

Los habitantes de la región más antiguos son montañeros Daguestán. Mucho más tarde (en la Edad Media) se convirtieon en Türkis y los colonos más recientes de Rusia. Los montañeros Daguestán representan el grupo de nacionalidades, conserva las lenguas, así como la vida y características culturales de los tiempos de la antigüedad extrema.
Sin lugar a dudas, están en la relación distante con los demás montañeros del Cáucaso, así como con el saber, los antiguos pueblos de Transcaucasia los georgianos y los armenios. Proviene de esta región el vascuence?
como dije en la capital, hay muchos teatros, aquí uno de ellos, representando la danza tradicional.
habitantes de daguestán, en las montañas, viven igual, que en la edad media.
La República de Daguestán es uno de los sujetos federales que forman parte de la Federación Rusa. Es la más grande en tamaño y población del Cáucaso norte y su nombre deriva de la palabra túrquica ‘dag’ (montaña).
El país de las montañas tiene como punto más alto el famoso Monte Bazardyuzi de 4.466 metros y goza también de un escenario rodeado por el mar, con 400 kilómetros de costa y una importante extensión de ríos como el Terek, el Samur y el Sulak.
La religión dominante en la zona es el islam, seguido por el cristianismo ortodoxo, y esto ha generado algunos conflictos y tensiones entre los habitantes.
En 1999 la zona que bordea con la republica de chechenia se proclamó como un estado islámico independiente pero las tropas del ejército ruso erradicaron el intento.
Daguestán es una zona de montañas con actividades económica que varían desde la ganadería y el forraje hasta la extracción de gas natural.
Los paseos y paquetes turísticos que llevan hasta esta zona de Rusia  suelen incluir visitas rápidas a sus principales núcleos urbanos, aunque lo más llamativo son los poblados pequeños y las tradiciones que aún se mantienen en una zona tan influenciada por la industrialización.

esta foto no tiene precio, son fotos de principio de siglo, coloreadas, con las técnicas nuevas. mujer georgiana en 1912.
daguestán, pareja en 1912, siguen vistiendo igual en 2011.

traje típico, las mujeres de daguestán, son muy famosas, por su belleza.
daguestán, en 1909.

en fin un conflicto de dificil solución. me voy a comer.


2 comentarios: