miércoles, 19 de octubre de 2011

anacleto agente secreto

Según la lista de papas de la iglesia católica, San Anacleto ejerció su pontificado del año 76 al 89 de nuestra era. Pero el Anacleto que de verdad tiene un lugar en nuestro imaginario colectivo es el caballero vestido de negro, con pajarita y pistola en la mano. Su particular pontificado se desarrolló de mediados los sesenta del siglo XX hasta más de veinte años después.
Anacleto, agente secreto, parodia de James Bond y de la larga lista de detectives de moda en los sesenta, fue una de las mejores series publicadas por Bruguera en sus revistas infantiles. Haciendo gala de una habilidad pasmosa para mantener el tipo en las situaciones más embarazosas, sorteando miles de peligros con su permanente cigarrillo en la boca, acababa solucionando los casos inverosímiles que le encomendaba su jefe, con el que no se llevaba muy bien (una de las características más representativas de la serie son las continuas marcas en su mejilla de bofetadas de su superior).
Esta estructura de agente secreto que ha de solucionar, por encargo de su organización, asuntos relacionados con la delincuencia, y que le llevan a pasar vicisitudes cómicas, es un claro precedente de la etapa de Mortadelo y Filemón cuando abandonan su Agencia de información y se incorporan a la T.I.A. en 1969.
El autor, Manuel Vázquez, introduce en esta serie elementos de absurdo, rompiendo con las encorsetadas convenciones del cómic al uso, jugando con los marcos de las viñetas o estableciendo conexiones entre el personaje y el lector. La inverosimilitud es una de las mejores bazas, llegando Anacleto a quebrantar la ley de la gravedad cuando cae por una ventana a la calle, etc.
Una de las primeras series que publicó Manuel Vázquez se titulaba Anacleto Pandehigo, en la revista Pulgarcito de 1948. Fue la primera ocasión en la que empleó este nombre. Pero ya en 1965 apareció nuestro agente, primero también en Pulgarcito y luego en múltiples revistas de la casa (Din Dan, DDT, Gran Pulgarcito, Súper Pulgarcito, Mortadelo...). En 1971 se le hizo su primer libro monográfico, en la colección en cartoné Ases del humor, al que siguieron otros en esta misma colección y en la más modesta Olé.
Anacleto es el personaje más importante de todos cuantos creó Vázquez, desde el punto de vista de la calidad: moderno, personalísimo, súper ingenioso. Quizás Las Hermanas Gilda o La familia Cebolleta queden más grabadas en el imaginario popular, pero con Anacleto su autor llegó a las más altas cimas.
Lamentablemente, Anacleto tampoco se libró, debido a su gran éxito, de las versiones apócrifas. Durante mucho tiempo, el dibujante Sanchís y otros se encargaron de dar vida al agente, tanto en historietas como en portadas, por supuesto con mucha menos gracia que el autor original.
Uno de los escenarios más recurrentes en las historietas de Anacleto es el desierto. Allí llega para solucionar sus casos, casi siempre a pie, y se encuentra con inopinadas peripecias. Otro personaje habitual es el tiburón, que le persigue sin descanso para devorarlo cuando tiene que hacer alguna travesía a nado o por el mar.
las historietas de el genio vazquez, fueron retomados por sanchís, pero sin la chispa de vazquez, quizás el éxito de mortadelo y filemón, ensombrecieron a otras historietas.... pero si hablamos de genialidad, yo creo que esta es la obra cumbre del genio vazquez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario