lunes, 9 de mayo de 2011

el testigo ocular ernst weiss

Estamos en la primera guerra mundial, un jovén médico aleman cura a un soldado de una ceguera histérica, ese soldado no es otro que Adolf Hitler.
Yo no se que hay de cierto en esta historia que nos cuenta Weiss, efectivamente Hitler, fue curado de una ceguera histérica en batalla, pero no se cuanto hay de verdad y cuanto de ciencia-ficción, pero centremonos solo en la literatura.
Weiss, como todos los alemanes, tiene una escritura sombria, sobria, y todos los adjetivos calificativos que implican seriedad, análisis profundo del ser humano sin pizca de compasión, dejando al lado los sentimentalismos.
El médico desgrana su labor en el campo de batalla, y cuenta como Hitler era un ser marginal en el campo de batalla, pero a la vez de marginal, nos cuenta sus visiones, era un encantador de serpientes.  Alemania estaba en una situación caotica, que tipos como Hitler supieron aprovechar. Es un gran libro, para darnos cuenta de como ese loco pudo llegar al poder.
En cuanto a la literatura, nadamos en dos aguas, el médico que se siente culpable, por haber curado a ese loco, que llevaría a su país y a media humanidad, al borde del abismo, y a la vez asiste atónito al ascenso al poder, de un joven Hitler, al que muchos alemanes, solo veían un pintor fracasado con ideas de grandilocuencia. Un hombre con talento cero para absolutamente nada, salvo para verder motos.
Interesantisimo libro en definitiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario